Jesús, el buen Maestro

Jesús, el buen Maestro

Por Departamento Web

A través de sus conversaciones o por medio de parábolas, el maestro transmitía sabiduría debido a que abordaba todos los temas de la vida cotidiana

Un maestro es aquella persona que brinda una determinada enseñanza a través de su profesión o con su ejemplo, son una pieza fundamental e importante en el sistema educativo y cuando se quiere mejorar el aprendizaje de los estudiantes.

No obstante, a lo largo de la historia, no ha habido uno que pueda superar al Señor Jesús y si bien no a todos les parecía lo que decía, su forma de enseñar era excelente; por eso, se ganó el respeto de muchos, como lo afirma Marcos 1:22: “Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas”.

En los evangelios podemos observar que la gente tenía hambre de aprender y Jesús aprovechaba esta necesidad. Para Él, instruir y educar, ya fuera en las sinagogas, al aire libre o en los montes, era parte de su ministerio aquí en la tierra.

A través de sus conversaciones espontáneas o por medio de parábolas, transmitía sabiduría debido a que abordaba todos los temas de la vida cotidiana—tanto espirituales como terrenales— a fin de enseñar a quienes lo escuchaban el camino a seguir.

“El ministerio de Jesús se caracterizó por lecciones de justicia, actitudes de compasión sumadas a los actos de fe. Pero, la opresión religiosa de los hipócritas sobre Su pueblo Lo indignó demasiado. Tanto, que les dirigió un discurso violentamente condenatorio. […] El hipócrita se caracteriza por su meticulosidad. Son maestros en pequeñeces, fieles en las cosas mínimas pero negligentes en las importantes. Se preocupan por mostrar exteriormente lo que no son interiormente. Adoran exigirles a los demás lo que no hacen por los mismos”, explica el obispo Macedo.

Lea también: Aprenda de la tentación de Jesús

Así como Jesús lo hacía, debemos expresarnos de forma natural con nuestra propia vida, pero para poder llamarlo de Maestro, se necesita una demostración real de amor de nuestra parte hacia nuestros semejantes y no sentirnos con el derecho a juzgarlos —pues es el buen testimonio lo que marca la diferencia entre cristianos y cristianos—, así como un deseo fervoroso de aprender más de Dios. Y esto solo es posible cuando se lleva una adecuada relación con Él.

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/05/22/jesus-el-buen-maestro/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games