«Si no puedo cambiar, ¿qué hago?»

<strong>«Si no puedo cambiar, ¿qué hago?»</strong>

Por Departamento Web 2

Todo ser humano nace con la idea de lo justo y correcto, sabe diferenciar lo bueno de lo malo. Y ¿de dónde proviene esa conciencia? De Dios, debido a que fue creado a Su imagen y semejanza.

Pero, pese a tener eso, las personas hacen las cosas, aunque estén mal. Saben que drogarse va a hacerles daño, que no hay que engañar a la pareja y a la familia, que no se debe defraudar ni robar… Sin embargo, ellas no logran evitarlo, ¿por qué no pueden controlar sus reacciones y actitudes?

De acuerdo con lo que explicó el obispo Franklin Sanches durante el encuentro del pasado domingo 20 de noviembre, esto sucede porque no son hijas de Dios.

«Muchos piensan así: “Todos somos hijos de Dios”. Pero no es verdad. ¿Cómo es que un hijo de Dios va a engañar a su mujer? ¿Cómo es que un hijo de Dios va a robarle al otro? ¿Cómo es que un hijo de Dios va a maltratar a su pareja o a sus padres? Es solo pensarlo: si todos fuéramos Sus hijos, entonces, todos tendríamos una actitud como la de Él, haríamos lo correcto, como Dios. Dado que Él es justo, quien es hijo de Dios también lo es», explicó el obispo.

También agregó que cuando se es hijo de Dios, uno no lo muestra con palabras. Recibir milagros y bendiciones son productos de usar la fe, sin embargo, eso no significa que lo conviertan en un hijo Suyo. De hecho, «el hijo de Dios se diferencia de aquellos que no lo son por su manera de vivir, por su conducta y, evidentemente, por el resultado en su propia vida», dijo.

No obstante, si una persona no puede cambiar su manera de ser, es muy agresiva, se descontrola, siempre está de mal humor, etc., ¿qué puede hacer?

«Respondió Jesús y le dijo: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo ya viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer? Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.» (Juan 3:3-6).

En otras palabras, para ser hijo de Dios, es necesario nacer de nuevo. «Y ¿cómo sucede eso? La primera cosa que la persona precisa hacer para cambiar es entender que no es hija de Dios, ya que, si lo fuera, no tendría ese comportamiento. La segunda cosa es arrepentirse de las cosas que ha estado haciendo, pidiéndole Su naturaleza en su interior. Y, al comenzar a buscar el Espíritu Santo, Él descenderá sobre su vida. A partir de entonces hará en usted lo que nadie más puede. Él cambia su manera de pensar y actuar, quitándole el enojo, coraje, tristeza, depresión, malicia y pone en su interior la naturaleza del propio Dios, por eso, comienza a proceder de la manera correcta», explicó.

Una vez que la persona es transformada por dentro, lo que está a su alrededor comienza a ser transformado. Por lo tanto, es necesario entender que el mayor problema que el ser humano tiene no es económico, familiar o de salud, sino espiritual. «Porque, mientras usted no cambie internamente, no logrará ver ese cambio por fuera, no podrá ver cómo salir del problema. Pero cuando el Espíritu Santo entra en la persona, pone dentro de ella esa nueva vida y no vivirá por lo que ve o siente, sino por lo que está escrito», añadió el obispo.

Al nacer de nuevo, los demás notarán ese cambio porque saben quién es usted. Cuando es hijo de Dios, Él le dará todo, pues ¿qué padre deja que a su hijo le falte algo? De hecho, le da más de lo que quiere. «Dios es tan misericordioso, tan amoroso, que Él no solo le dará el Espíritu Santo, sino todas las demás cosas. Entonces, usted va a tener prosperidad y paz en su casa.

Así que, si reconoce que no ha sido el marido o la esposa que debería ser, no logra librarse de esa angustia, ansiedad y preocupaciones que le están carcomiendo, confíe en Él. Todo a su alrededor va a cambiar, pero comenzando con usted», finalizó.

Lee también: Hijo o esclavo: ¿cuál de los dos refleja su vida?

  • Peligroso

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/si-no-puedo-cambiar-que-hago/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]