Quítate la corona y sigue al verdadero Rey

Quítate la corona y sigue al verdadero Rey

Por Departamento Web 2

Muchos se consideran los reyes del mundo. Creen que pueden hacer todo. Esto, por supuesto, tiene relación con lo que fue creado y desarrollado por ellos a lo largo de la historia humana, después de todo, en un principio, tuvieron que luchar por su supervivencia y la de su familia. Esta dinámica se extendió a los conflictos por el territorio y la alimentación. Evidentemente, la actitud de conquistar se convirtió en algo casi inseparable del perfil masculino. Es como si todos los hombres hubieran sido creados escuchando repetidamente el mantra «luchar, sobrevivir, ganar y conquistar».

Con el paso del tiempo y la disminución de los conflictos bélicos, la actitud de luchar para conquistar se incorporó al perfil masculino en un proceso social transmitido de padre a hijo y llegó a otras áreas, como la carrera y las relaciones. Cabe resaltar que diversos aspectos de ese perfil son importantes si son usados en su justa medida y obedeciendo los preceptos cristianos, morales y éticos.

Por otro lado, quien no tiene la tenacidad de luchar por lo que quiere no conquista nada, aunque eso por sí solo no cuenta para obtener victorias. No obstante, en muchos casos, cuando el hombre extrapola sus conquistas o ni siquiera llega a ese punto, pero quiere todo sin medida, pasa a desear lo que el otro tiene, aunque ya tenga victorias personales plenamente satisfactorias.

La historia bíblica de David, por ejemplo, retrata bien eso. Él ya era rey, había conquistado territorios enemigos y fortalecía al imperio hebreo con sus victorias. Apoyado en ellas, también empezó a creer que podía con todo, bajo el pretexto de que esa era la «costumbre de los reyes». David mantenía varias concubinas y esposas, pero su ego lo hizo desear a Betsabé, que estaba casada con otro hombre.

Medita en: La oración inteligente y que santifica el nombre del Señor Dios

Actualmente existen pocos reyes y, a pesar de que las costumbres son otras, muchos hombres aún actúan como si pudieran hacer todo lo que les venga en gana, pues la sociedad les dice incesantemente que ellos deben ser conquistadores. Incluso existen los que compiten con otros hombres para ver quién conquista más mujeres en las fiestas. Hay quienes las abordan en la calle, siempre en búsqueda de una nueva conquista, aun teniendo novia o estando casados. Otros se pasan de la raya con este comportamiento, intercambian mensajes en las redes sociales o consumen pornografía, lo que perpetúa una cultura deprimente.

No son pocos los que justifican esas actitudes diciendo: «el hombre ya es así» o «uno tiene que actuar como hombre». Ellos necesitan comprender que, a pesar de que pueden practicar determinadas acciones, muchas veces, estas no deben adoptarse. La historia de David ya es una alerta sobre eso, pero la Biblia también nos advierte en 1 Corintios 10:23: «Todo es lícito, pero no todo es de provecho. Todo es lícito, pero no todo edifica».

Todo hombre que cree ser rey del mundo está equivocado. Su rey es su ego. Este lo llevará a la cima y lo dejará solo y sin valor en la vida y en situaciones en la que perderá relaciones, familia, trabajo y amigos. Primero que nada, debe dejar su ego a un lado y conocer al verdadero Rey, que es el Señor Jesús, o puede ser demasiado tarde para cambiar cuando note que el rey que creía ser es una mentira. Esto también se aplica para quien dice ser cristiano, pero no practica lo que la Biblia enseña.

Continúa con: Un nuevo espíritu

  • Biblia en 1 año
    Desafío de lectura de la Biblia en 1 año

Ofrenda Online

Llorar, y ¡llorar!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/quitate-la-corona-y-sigue-al-verdadero-rey/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Abrir WhatsApp
Escanea el código
Pastor Online
Hola 🧑🏻‍💻 Dios te bendiga.

Envíenos un mensaje a nuestro WhatsApp, y le vamos a incluir en nuestro libro de la oración 👏🏻.
Si tienes alguna duda nos lo puede dejar saber y en algunos momentos un pastor 👨🏼‍💼 le va a responder.