Las dificultades de tener una vida normal

Las dificultades de tener una vida normal

Por Social Media

Cristiane comenta en el siguiente texto las situaciones por las cuales pasó y de qué manera intentaba superarlas

Nunca fui buena en deportes, principalmente porque no podía hacer mucho esfuerzo, ya que de inmediato me quedaba sin aire… sumado al factor de que no comía casi nada, y vivía tomando muchos antibióticos debido a la bronquitis, mi cuerpo no se desarrolló muy bien. Y por eso evitaba todo tipo de ejercicio, y aun así, cuando tenía crisis asmáticas, no podía ni hablar. Cada vez, era horrible la sensación de ser una inútil. Todo me cansaba, me quedaba sin aire, mi pecho me dolía con solo respirar, y no podía reírme de nada, porque si no, empeoraba.

Un día, en la escuela, el profesor de gimnasia me puso en un equipo de carreras en el que solo una tenía que correr más que todas, y para mi sorpresa, todos los de mi equipo se acobardaron, incluso una niña que decía ser mi amiga, y me lo dejaron a mí. Por más que les había avisado a todos que yo era la única que realmente no podía correr y todos los que estaban allí podían, a nadie le importó. Para el bien del equipo, me ofrecí para correr, pero cuando llegué al punto de llegada, me desmayé. Fui llevada apresuradamente a la enfermería para llevarme el regaño de la enfermera por mi irresponsabilidad de ponerme en una situación como esa.

Estuve algunos días en casa para volver a la normalidad, pero la respiración parecía no venir. Siempre pensé para mí: «¿cómo será tener una vida normal, en la que uno puede respirar profundamente sin dolor o dificultad?”. Siempre iba al frente a pedir oración en las reuniones. Mi padre hizo innumerables oraciones por mí. No entendía por qué no era sanada. Mi madre, entonces, encontró un «pasatiempo» para ocuparme y, al mismo tiempo, realizar un sueño de mi padre: tocar el piano. Empecé las clases solo para agradarlo, ya que decía que, un día, yo iba a tocar el piano en su reunión.

Aprendí a tocar una canción completa y luego mi padre quiso probarme en la reunión de domingo, que sería el día de las madres. Él dejó que tocara en la oración final, mientras él oraba por todas las madres. ¡Piense en una niña nerviosa! Toqué la canción tan rápido, pero tan rápido, que esta terminó antes de que él terminara la oración. Un desastre. Mi padre nunca más me llamó para tocar el piano en su reunión.

La historia continúa…

Por Cristiane Cardoso

  • pastores
    Pastores son acusados de conversiones forzadas

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/las-dificultades-de-tener-una-vida-normal/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: