¿Eres un padre presente?

¿Eres un padre presente?

Por Social Media

¿Quién no ha escuchado que cuando un hombre y una mujer tienen un hijo la responsabilidad con respecto al niño es de los dos? Y que como pareja deben dividirse los cuidados que el hijo requiere y participar efectivamente en todas las fases de su infancia hasta la vida adulta. Esto sería, por lo menos, el ideal en la educación del niño, pero en la práctica, no siempre sucede. En la división de tareas entre el hombre y la mujer es claro que solamente la madre podrá realizar algunas; otras le corresponderán al padre. Sin embargo, lo que se observa es que muchos hombres dejan de estar presentes en la vida de los hijos en determinados momentos.

Muchos de ellos van a justificar que son así porque pasaron por situaciones en las que los padres fueron ausentes ―a causa de su trabajo, por la falta de tiempo, por las decisiones en determinados momentos, por la educación que tuvieron, por la separación familiar que vivieron ― y hasta por adversidades de la vida, como el fallecimiento del padre. Otros, sin embargo, dirán que aun así lograron pasar por esos problemas y se convirtieron en vencedores.

Varios de ellos incluso pueden no querer admitir la falta que les hicieron sus padres, pero, si pudieran reescribir su historia con la presencia de ellos, con seguridad lo harían. Sin embargo, no es posible hacer un viaje en el tiempo para realizar este rescate y vivir esos momentos perdidos. Tampoco hay información de que esa posibilidad existirá en un futuro cercano. Entonces, lo que puede hacer es cuidar a su hijo de la mejor manera posible.

Hazte la siguiente pregunta: «¿Qué me hubiera gustado que mi padre hiciera conmigo cuando era niño y no lo hizo?». Esta es la premisa de la cual debes partir para ser un padre diferente de lo que él fue. Es claro que no vas a mimar a tus hijos ni permitir que hagan todo lo que quieran. Cuando decimos que hagas algo, nos estamos refiriendo a la calidad de tiempo que pasas con ellos. Cada momento con los hijos puede y debe ser especial, para invertir en la orientación, en la enseñanza y en su formación.

Si llevas a tus hijos a la escuela y conversas con ellos durante el trayecto, ya es algo importante. Si hablas con ellos de tu visión del mundo, que te gustaría que todos fueran felices y qué consideras necesario para alcanzar la felicidad, también es fundamental para la construcción de ese camino. Si vas a jugar a la pelota con tu hijo en los momentos de ocio o le enseñas a tu hija a nadar en el club, cada instante que estén juntos tiene que ser bien aprovechado. Más allá de lo que dices, los niños se reflejan en tus acciones, principalmente porque tú estás cerca. Y es muy importante que notes cuán bueno es estar cerca. Más que el orgullo de decir que aprendieron algo contigo, guardarán en su memoria y tomarán para sus hijos lo que tú les enseñaste.

Por eso, si en algún momento de tu vida sufriste por la falta de tu padre o por su ausencia en alguna situación en la cual él pudo haber estado más presente y no estaba ahí, no lo juzgues. Pues no es posible regresar y cambiar el pasado, es el momento de romper esa cadena que te retiene a lo que ya pasó. El presente es realmente un regalo de Dios y vívelo con plenitud junto a quien amas, es una bendición que no debe ser descartada. No lo olvides: cuando el tiempo pase, tus hijos van a guardar los buenos momentos vividos contigo y jamás olvidarán en quién se reflejan para seguir sus vidas, pues tuvieron al mejor profesor. Cuando se enfrenten a determinado problema van a pensar: «¡Mi padre resolvería esto así!»

  • dejar de fumar
    ¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/eres-un-padre-presente/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: