Dios nos abrió la puerta

Dios nos abrió la puerta

Por Departamento Web

¿Por qué podemos tener la plena seguridad de que Dios nos escucha cuando hablamos con Él? El obispo Franklin Sanches explicó el pasado 26 de marzo que, sin importar lo que una persona haya hecho, hoy en día tiene acceso directo a Dios. No obstante, en el pasado no sucedía así…

«Antiguamente, en el Templo de Salomón original, las personas no tenían acceso al Santo de los Santos, donde estaba el Arca de la Alianza. Solo el sumo sacerdote podía ingresar una vez al año en el día de Yom Kipur, el día del perdón. Él iba ahí para hacer confesión por los pecados del pueblo. Mientras, las personas se quedaban en la parte externa del Templo y los sacerdotes, en el lugar santo», explicó el obispo.

El Lugar Santísimo estaba separado por un velo, sin embargo, la Biblia detalla que el día en que el Señor Jesús derramó Su sangre, este se rasgó de arriba hacia abajo. Pero ¿qué importancia tiene esto?

«Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo que Él inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne» (Hebreos 10:19).

«El hecho de que el velo se rasgara significó que, a partir de aquel momento, todo ser humano que creyera en el Señor Jesús podría entrar al Lugar Santísimo y buscar a Dios. Por lo tanto, no dependería más de que un hombre intercediera por él. Desde entonces, la fe de las personas es la que les daría acceso directo a Dios. Es decir, no puedo entrar a la presencia de Dios por mis méritos, sino a través del Señor Jesucristo. Y eso es precisamente lo que el diablo no quiere que las personas sepan», dijo.

Quien entiende esto, habla con Dios de la misma manera en que un hijo se dirige a su padre: con confianza y libertad. Por eso el obispo enseñó que cuando una persona hable con Dios, necesita hablar con toda su alma, con toda su fuerza, con osadía, intrepidez y ganas: «cuando oro de esa manera, no le estoy faltando al respeto a Dios, sino porque sé que tengo acceso a Él. Puedo dirigirme a Él de la manera como estoy porque, a través de la Sangre de Jesús, sé que me va a escuchar».

Por eso, si bien Dios es justo, también mostró Su amor por nosotros cuando dio a Su Hijo en la cruz para que tengamos esa puerta abierta hacia Él y le manifestemos nuestra fe. De esa manera es que las personas pueden recibir del Señor lo que necesitan, sin depender del Pastor u Obispo. Sin embargo, eso no significa que la persona no tenga que ir a la iglesia, sino que uno no tiene que depender de alguien para ser bendecido: «usted lo será cuando también rasgue ese velo y se entregue al Señor Jesús. Estos son precisamente los pasos que nos da para que podamos gozar la vida que Él nos prometió», agregó el obispo.

No obstante, también detalla que Dios escucha más a un determinado tipo de personas, así sean pecadoras o no: las que son sinceras.

«… y puesto que tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, teniendo nuestro corazón purificado de mala conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura.» (Hebreos 10:21-22).

Lee también: No te condeno

  • tus finanzas
    Cultura del ahorro

Ofrenda Online

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/dios-nos-abrio-la-puerta/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Abrir WhatsApp
💬 ¿Deseas hablar con un Pastor?
Pastor Online
Hola 🧑🏻‍💻 Dios te bendiga.

Envíenos un mensaje a nuestro WhatsApp, y vamos a brindar toda la atención que necesites👏🏻.