Monte Sinaí: el monte que los demás montes envidian

Monte Sinaí: el monte que los demás montes envidian

Por Departamento Web

Comprenda la importancia de este Lugar Sagrado, de acuerdo con la Biblia

Una vez, el rey David, inspirado por el Espíritu Santo, compuso un salmo en el cual exalta el gran cuidado de Dios con respecto a Su pueblo desde el Monte Sinaí.

“¿Por qué miráis con envidia, oh montes de muchos picos, al monte que Dios ha deseado para morada suya? Ciertamente el Señor habitará allí para siempre” (Salmos 68:16).

En otras palabras, todos los demás montes de la Tierra envidian al monte Sinaí. Porque allí fue donde Dios descendió. Es interesante notar que entre los lugares que estaban a disposición del Altísimo, Él eligió el Sinaí como Su Altar natural, en los tiempos bíblicos.

“Dios pudo haber hablado con Moisés en cualquier parte de Egipto. Cuando Moisés huyó de Egipto y se fue a la tierra de Madián, justamente donde está la región del Sinaí, Dios pudo haber hablado con él durante el trascurso. Pero, no, Dios se manifestó ante Moisés en el Sinaí”, señaló el obispo Edir Macedo.

Un gran símbolo de Dios

En primer lugar, la impresionante apariencia del Sinaí establece una bella metáfora sobre el poder manifestado en el lugar. Su porte es grandioso: una formación rocosa de granito con más de 2 mil metros de altura. Una materialización de la grandeza del Altísimo. No obstante, su ascenso no es fácil. Para llegar hasta la presencia de Dios, la persona tiene que sacrificar.

De manera semejante, el Sinaí representa el saciar de la sed de quien está afligido. Una vez, el Altísimo le dio instrucciones a Moisés para que golpeara una peña en el monte (también conocido como Horeb). Y de ella fluyó agua para hidratar al pueblo hebreo (Éxodo 17:6). Hoy en día, muchos están como aquellas personas. Es decir: cansados, castigados, deprimidos y sedientos. Pero el agua representa al Señor que los saciará.

También cabe señalar que Elías recurrió al Sinaí cuando la reina Jezabel lo amenazó de muerte. Después de recorrer un largo trayecto, Elías habló con Dios en el Monte Santo. Allí, él fue orientado sobre lo que debía hacer (1 Reyes 19). Por lo tanto, el Sinaí también es un lugar de decisión para los que manifiestan la fe.

Sinaí: un lugar de alianza con Dios

Cuando buscamos la Palabra de Dios, comprendemos que el deseo del Señor es hacer una alianza con Su pueblo. Y, por medio de ese pacto, Él desea realizar grandes milagros.

“Y Dios contestó: He aquí, voy a hacer un pacto. Delante de todo tu pueblo haré maravillas que no se han hecho en toda la tierra ni en ninguna de las naciones; y todo el pueblo en medio del cual habitas verá la obra del Señor” (Éxodo 34:10).

Esta ha sido la fe de la Hoguera Santa, que se está llevando a cabo en todas las Universal.

La psicóloga que tenía depresión

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/2019/12/14/monte-sinai-el-monte-que-los-demas-montes-envidian/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games