Volviendo las maldiciones en bendiciones

Volviendo las maldiciones en bendiciones

Por Social Media

Diariamente, en la calle, en el transporte público o incluso, adentro de nuestro hogar, vemos personas con el semblante y el ánimo decaído debido a los problemas con los que tienen que lidiar. Desunión, falta de empleo, escasez de dinero, salud en mal estado son algunas de las razones que podrían justificar este hecho.

Si por un lado, el sufrimiento ha robado la paz de un sinfín de personas; por otro, Dios ofrece una calidad de vida diferente alejada del dolor. No obstante, solo pueda obtenerla quien Lo reconoce como su Única y, quizá, Última alternativa. Asimismo, quien se muestre perseverante en el camino de la fe, confiando en que Sus promesas sí se cumplen.

Una de ellas, por ejemplo, es aquella que está escrita en Isaías 61:3, la cual deja claro que Él convertirá la maldición en bendición: “… un manto de alegría en lugar de un espíritu angustiado” (lee más en los versículos anteriores y siguientes a este).

Cabe decir que Dios no se manifiesta en la vida de quienes se victimizan, pues Él no se deja llevar por dolor o conmiseración, sino por la fe que se Le demuestra. No en vano está escrito en Su Palabra que la fe es la que nos justifica delante de Él (lee Gálatas 2:16). De la misma manera, nadie se puede liberar del sufrimiento sin usar esta herramienta espiritual que Dios le concedió a la humanidad.

Tú puedes salir de la condición en que te encuentras si optas por buscar la ayuda de Dios. En la Universal, los viernes en cuatro diferentes horarios, se orará en favor de la liberación de los presentes, así como también se consagrará una prenda blanca de un familiar que ellos llevarán para que Su Poder alcance a sus seres más amados. ¡Súmate a este movimiento de fe!

 

Trajeron la prenda de ropa, oraron y sucedió el milagro

 

Mi nieto fumaba mucho, no tenía trabajo y por un lapso de seis meses estuvo deprimido. Al verlo en esa situación, vine los viernes con una prenda de ropa de él para pedirle a Dios que lo ayudara a salir de todo eso. Mi fe rindió frutos, pues tras la perseverancia demostrada en cada viernes, el Señor respondió. Hoy, mi nieto dejó el gusto por fumar, no es más depresivo y encontró trabajo. ¡Traer la prenda de ropa para que sea consagrada sí da resultado!”, Sra. Martínez.

 

Mi hija estaba mal de salud: padecía de diversos dolores, pero los médicos no encontraban la razón. Además, sentía molestias en la espalda, la cintura y los pies; en ocasiones se desmayaba. Participé los viernes en las reuniones de liberación, traje una prenda de vestir suya y por mi demostrada en las oraciones, vi resultados positivos. Mi hija sanó de todos esos dolores, ya no sufre más desmayos y hasta viene a las reuniones”, Cristina Hernández.

 

Sigue leyendo: Paz y tormento

 

 

  • Glaciar

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/volviendo-las-maldiciones-en-bendiciones/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games