Un tesoro inagotable

Un tesoro inagotable

Por Social Media

Hay un tesoro que el Señor Jesús nos ha dado, pero que muchos no saben valorar: la salvación.

De acuerdo con lo que enseñó el obispo Franklin Sanches el pasado 31 de octubre, ella no depende de nadie (ni familia o amigos), es un regalo que Dios le da a cada uno de manera individual.

«El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, que al encontrarlo un hombre, lo vuelve a esconder, y de alegría por ello, va, vende todo lo que tiene y compra aquel campo.» (Mateo 13:44).

Lo primero que debe quedar claro es que cuando el Señor Jesús habla del Reino de los Cielos se refiere a lo celestial, no a esta vida.

Es decir, que la persona pueda vivir una eternidad sin dolor, lágrimas ni sufrimientos.

«La fe le permite enfrentar y vencer lo que sea, porque le da esa capacidad. Si su interés se limita solo a una bendición, con fe la obtendrá. Pero, después, ¿qué sigue? Tras obtener lo que quieren, la vida de las personas pierde sentido. Su vida gira en torno a enriquecer, casarse, tener una familia…, pero todo eso en un determinado momento pasa y, al morir, todo se queda aquí.

Sin embargo, Jesucristo habla de una vida que no es pasajera y que un hombre la encontró porque entendía que aquel tesoro era valioso», explicó el obispo.

Cuando entiende esto, también comprende el valor de tener el Espíritu Santo y lo busca más que cualquier otra cosa, ya que al recibir la presencia de Dios en su interior, todo lo que necesite será añadido.

Él nos da de acuerdo con nuestras necesidades.

Como se dijo, por la fe las personas logran conquistas sin el Espíritu Santo, pero eso no significa que serán felices, ya que son vulnerables y propensas a ser tocadas por el diablo.

Por eso Dios le quiere dar ese tesoro, que no solo es para usted ni para algunas personas, sino para todos los que entienden su valor y lo buscan.

Ahora la pregunta es: ¿Qué hacer para obtenerlo?

Según detalló el obispo, la clave está en ese mismo versículo: «aquel hombre podría haberse robado lo que encontró, pero así no es como funcionan las cosas, no se puede servir a dos señores.

Si lo que quiere es recibir el Espíritu Santo, necesita desocupar su corazón: “y de alegría por ello, va, vende todo lo que tiene y compra aquel campo”».

Lo anterior no se refiere a lo monetario, sino a renunciar a todo lo que le impide tener ese tesoro: darle la espalda al mundo, al pecado, a las malas amistades, etcétera. Mientras la persona no tenga la conciencia de que el Espíritu Santo vale más que las cosas y personas, no estará dispuesta a sacrificar.

Uno prioriza lo que considera valioso. Cuando considera a Jesús valioso para usted, entonces, estará dispuesto a renunciar a lo que sea por Él.

«Si quiere ser feliz, darle un nuevo rumbo a su vida y obtener ese tesoro, tiene que pagar el precio, en otras palabras:

entregarle a Él toda su vida, no una parte, sino el 100 % de ella.

Fue lo que el hombre hizo con alegría, no con pesar; para él fue un placer porque aquello valía más que todo lo que tenía», finalizó.

Si está dispuesto a todo para tener en su interior ese tesoro, no demore.

También puedes ver: Tu responsabilidad

  • Caminata de la Familia
    La Caminata de la Familia fomenta tiempo de calidad entre padres e hijos

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/un-tesoro-inagotable/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: