¿Tu alimentación te agrede o te defiende?

¿Tu alimentación te agrede o te defiende?

Por Departamento Web 2

Cuidar la dieta es mucho más que una cuestión estética. Determina la calidad de vida

«¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?», describe la Biblia en 1 Corintios 6:19. Las palabras del apóstol Pablo lo aclaran: el cuerpo es un templo. Más que eso: es la casa del propio Espíritu de Dios.

¿Has sido cuidadoso o agresivo con esta casa?

Como cualquier templo, el cuerpo también necesita cuidados, un buen mantenimiento para mantenerse de pie y brindar comodidad, belleza y seguridad. Y este cuidado pasa directamente por la alimentación.

Rara vez un dicho popular ha sido tan atinado como el que dice «eres lo que comes». La alimentación es fundamental para la salud.

Esta determina la composición química del organismo, aporta las sustancias que necesita para su estructura y funcionamiento. Repone lo que necesita, genera energía e influye en la inmunidad, entre muchas otras funciones.

A los hombres, en general, les suelen gustar los alimentos más calóricos, y no siempre los más saludables. Están por ejemplo los tacos al pastor o de carnitas, las hamburguesas con papas, alimentos fritos como las quesadillas, etc. Eso sin mencionar las frituras y golosinas bañadas en grasa, sodio y azúcar, que se consumen frente al televisor durante horas.

Lee también: Tecnologías y mala postura: enemigos del buen descanso

Claro, necesitamos calorías, pero las cantidades adecuadas, sin exageraciones que solo traerán problemas cardiovasculares, sobrepeso y otras enfermedades. Sobre todo si se suma la mala alimentación con el estilo de vida sedentario.

¿Cómo es que el Espíritu Santo puede habitar un templo que está todo el tiempo a punto de caer?

Pensar en la alimentación diaria es una inversión tanto en tu salud física como espiritual, pues demuestra cuidado con relación al templo del Espíritu Santo. Por eso, corta las calorías innecesarias de tu dieta. Evita comidas muy condimentadas o grasosas. Apártate de bebidas alcohólicas, refrescos y comidas rápidas. Elimina los alimentos ultraprocesados de tus comidas. Busca lo que es saludable.

Solo para los disciplinados

Como ya ha quedado claro, cuidar el cuerpo no es fácil. Alimentarse bien, así como cualquier acto de fe, requiere disciplina y perseverancia. Lamentablemente, los alimentos más calóricos y nocivos para la salud son los más atractivos para los ojos, el olfato y el gusto. Es triste ver la falta de cuidado que la gente tiene por algo que le pertenece a Dios. El cuerpo que estamos usando hay que cuidarlo con dedicación. No cuidarlo es también un síntoma de decadencia espiritual. Mantente disciplinado y cuidadoso en tu dieta. Y descubrirás lo gratificante que es cuidar el Templo del Espíritu Santo.

En tiempos de la Covid-19, este cuidado debe redoblarse. Ya que muchos estudios muestran que los hombres son principales víctimas de las enfermedades que las mujeres. Precisamente por la tendencia a elegir alimentos más calóricos y listos para consumir (ultraprocesados ​​y lleno de conservantes). Esto impacta negativamente al organismo. La COVID-19 es una enfermedad oportunista que agrava otras enfermedades existentes y ha provocado muchas muertes.

Te puede interesar: ¿Por qué te zumban los oídos?

  • su alma
    Si muere… ¿a dónde va su alma?

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/tu-alimentacion-te-agrede-o-te-defiende/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: