“Tenía todo física, sentimental y económicamente, pero era infeliz”

“Tenía todo física, sentimental y económicamente, pero era infeliz”

Por Social Media

Luis

“Fui travesti durante siete años. Desde pequeño, fui medio afeminado, pero a los 20 años, empecé a ver a los hombres de otra forma y actuar conforme a ese deseo. Más tarde, me involucré durante dos años con un muchacho y ahí comenzó mi infierno, pues era como un dios para mí, ¡estaba ciego por él! Tanto que me volví travesti para llamar más su atención.

 

Tomé hormonas y me hice procedimientos en el rostro y cabellos. La única cirugía que me hice fue para ponerme silicona. Poco a poco, fui transformando mi cuerpo. En ese medio, ya tenía varias amistades y fue por medio de ellas que me adentré en la prostitución, ahí me involucré con las drogas y bebidas alcohólicas. Así estuve dos años…

 

Tiempo después, dejé a ese hombre y esa vida para abrir un salón de belleza. En ese lapso, me afeminé más y aunque decía que estaba satisfecho con eso, no me aceptaba. Entonces, vivía en una búsqueda constante para cambiar mi rostro y mi cuerpo. Después, conocí a otro hombre e inicié una relación con él… ¡cualquier mujer desearía tenerlo a su lado!

Sin embargo, cuando creí que tenía todo lo que quería, física, sentimental y económicamente, fue cuando me di cuenta que en realidad estaba solo, vacío y vivía con pánico, insomnio e infelicidad. Me acerqué a una iglesia cristiana con la finalidad de sentirme bien, pero sentía que me faltaba algo… ¡ni yo sabía qué!

 

Un día, caminando por la calle, una obrera de la Universal me regaló un libro. Este acto me hizo pensar que era el propio Dios quien me estaba dando una oportunidad para cambiar, así que lo empecé leer de inmediato. Desde ahí comencé a sentirme feliz y fui a la Universal. Decidido a ser diferente, entregué en el Altar todo lo que tenía que era de mujer, como ropa.

 

En seguida, tomé una decisión que me dolió demasiado: terminé mi relación de cuatro años con ese chico. Posteriormente, me bauticé en las aguas y busque a Dios con todas mis fuerzas, le expresé que necesitaba de Él para vencer ese vacío e infelicidad que tenía. A cambio, me dio Su Espíritu porque vio sinceridad y entrega de mi parte.

 

Al inicio fue muy difícil, creía que Dios no me iba a aceptar o a perdonar por los errores cometidos, pero necesitaba esa transformación y aceptarme. Lo mejor de todo es que tengo paz, algo que me faltaba desde hace mucho tiempo y, sobre todo, la seguridad de que Dios me ama”.

 

 

Tal vez te interese: En busca de la admiración de terceros, joven se somete a procedimientos estéticos inusuales

 

 

 

 

  • Vida a Colores

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/tenia-todo-fisica-sentimental-y-economicamente-pero-era-infeliz/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games