Sonreír es terapia, reír es medicina

Sonreír es terapia, reír es medicina

Por Departamento Web 2

Sonreímos cuando conquistamos algo, en momentos felices y agradables. Pero ¿qué pasa cuando una sonrisa no es solo una consecuencia, sino también una causa de bienestar?

¿Y reír? ¿Por qué nos sentimos bien cuando nos hacen reír, ya sea al escuchar una broma, por un acontecimiento involuntariamente cómico, o una película de comedia?

La psicóloga Doralina Marcon, habla al respecto: «¿Alguna vez ha escuchado el dicho “reír es la mejor medicina”? Por mucho que pensemos que no es posible reír en determinadas situaciones, este dicho no está equivocado».

Asimismo, la especialista señala que «no es nuevo que la risa se considere un detonante de sustancias que actúan en el organismo como analgésico natural. Y créalo, hay investigaciones que muestran que un niño puede reír 300 veces al día. Mientras que los adultos, en promedio, solo 20 veces. Su risa hoy hace la diferencia en su salud y sus relaciones. Una sonrisa aporta la ligereza que necesitamos para afrontar las dificultades del día a día», comenta.

Un estudio realizado por la Universidad de Oxford, Reino Unido, comprueba lo que la experta dice: un buen humor realmente fortalece el sistema inmunológico, ayuda a prevenir enfermedades, aumenta la energía y también es un antídoto contra el estrés y el dolor [puede reducir la sensación de dolor hasta en un 10 %]. Las risas y las sonrisas frecuentes mejoran el rendimiento cardiovascular e incluso el rendimiento sexual, según investigadores británicos. ¿Es o no es, al mismo tiempo, causa y efecto de más sonrisas?

La risa tiene buenos efectos incluso en la carrera. Según la investigación inglesa: profesionistas que mantienen el buen humor tienden a adaptarse con mayor facilidad, afrontar mejor las dificultades, tener buena memoria y el aprendizaje rinde más. Porque la risa es el antídoto contra el estrés y sus devastadores efectos en la mente y el cuerpo. La Biblia ya lo dice desde hace milenios: es necesario hacer un buen uso del «tiempo de reír» (Eclesiastés 3:4).

Lee: Correr puede aumentar tres años de vida

Además, la psicóloga explica que la risa es contagiosa. «Cuanto más se ríe una persona, más endorfinas libera y desencadena la liberación de sustancias como la dopamina, responsable de la sensación de placer; serotonina, que nos hace sentir importantes; y oxitocina, responsable de la agradable sensación del abrazo de una persona a quien le tenemos afecto. Y cuanto mayor sea la liberación de estas sustancias, mayor será la posibilidad de que una persona sonría», nuevamente, causa y efecto.

¿Por qué dejamos de reír?

La pregunta anterior puede llegar a ser cómicamente triste [sí, eso es posible] dentro de este texto. La experta nos enseña que: «ha pasado un tiempo desde que el mundo adulto asoció la risa con la irresponsabilidad, la infantilidad, la desorganización y la pérdida de tiempo. Llevamos mucho tiempo viviendo en la era de la seriedad como sinónimo de madurez».

Pero los tiempos parecen estar cambiando. «Hoy sabemos que el juego, la risa y el buen humor son ingredientes esenciales para liberar el potencial que existe dentro de cada uno de nosotros. Son actitudes que agudizan el desarrollo del pensamiento crítico y nuestra capacidad de reflexión. Es un estímulo para la imaginación, la formación de nuevas ideas y la construcción de proyectos», añade.

Como prueba de ello, existen desde hace siglos textos y programas humorísticos que hacen pensar la realidad de la luz del humor.

Doralina observa que «si cualquier estado de ánimo puede ser contagioso, ¿por qué la risa no tendría el mismo poder? Entonces, hagámoslo así: cambiemos el ceño fruncido por buenas risas» concluye.

Sonrisa espiritual

Aquellos que viven la vida espiritual en plenitud, por ejemplo, se han encontrado sonriendo simplemente al pensar en Dios o al hablar con Él en oración sincera.

Sí, podemos sonreír por la gracia de Dios y por tener acceso a Su Palabra y a Su Presencia en nuestras vidas cuando todo está bien y cuando todo está mal. Justamente para que todo esté bien de nuevo. «Fuerza y dignidad son su vestidura, y sonríe al futuro» (Proverbios 31:25).

Por estas y otras razones, no te sorprendas si, al terminar de leer este texto, tienes una sonrisa en el rostro. Hay buenas razones para eso.

Te recomendamos: Vivir lo que enseña

  • soledad
    La soledad aumenta posibilidades de padecer depresión

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/sonreir-es-terapia-reir-es-medicina/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: