Si eres de las personas que suelen dejar todo para después, necesitas leer esto

Si eres de las personas que suelen dejar todo para después, necesitas leer esto

Por Social Media

Todos nosotros conocemos a alguien que siempre está en apuros, que siempre está retrasado con sus compromisos, que deja todo para después y, por eso, nunca está preparado cuando los imprevistos suceden. Frecuentemente, esa persona toca tu puerta pidiéndote ayuda, ¿no es así?

Con relación a esto, el obispo Renato Cardoso resalta que no se trata de las personas que, eventualmente, necesitan ayuda en algún momento de la vida, ya que todos nosotros pasamos por situaciones así, en las cuales necesitamos recurrir a alguien.

«Hablo de las personas que siempre están en algún tipo de apuro, en líos, que no piensan en el mañana, solo quieren vivir el ahora, pero que van a correr con usted para que las ayude», destaca.

Las vírgenes insensatas y las prudentes

De acuerdo con el obispo, Jesús habla de este tipo de persona en la parábola de las diez vírgenes:

«Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al novio. Y cinco de ellas eran insensatas, y cinco prudentes. Porque las insensatas, al tomar sus lámparas, no tomaron aceite consigo, pero las prudentes tomaron aceite en frascos junto con sus lámparas. Al tardarse el novio, a todas les dio sueño y se durmieron. Pero a medianoche se oyó un clamor: «¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo.» Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: «Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan». Pero las prudentes respondieron, diciendo: «No, no sea que no haya suficiente para nosotras y para vosotras; id más bien a los que venden y comprad para vosotras». Y mientras ellas iban a comprar, vino el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta» (Mateo 25:1-10).

En esta parábola, Jesús ejemplifica cómo será el día de la Salvación.

Las cinco vírgenes insensatas son exactamente ese tipo de personas que no quieren tomar precauciones, que no se preparan.

Por su parte, las cinco vírgenes prudentes anticiparon una posible demora del novio, por ello se prepararon y llevaron sus lámparas con un poco de aceite de reserva. Las insensatas no quisieron tener el trabajo de prepararse y no llevaron más aceite. Entonces, cuando el novio llegó, las prudentes estaban listas y las insensatas no. Y, en el momento crucial, corrieron para pedirles un poco de aceite a las prudentes.

En el día de la Salvación no habrá salida

Quien lo ve desde otro ángulo, tal vez considere egoísta la actitud de las vírgenes prudentes. Sin embargo, el obispo destaca que, en esta parábola, Jesús enseña que no fue egoísmo, sino justicia.

Tratándose de la Salvación, las personas no tendrán a nadie para librarlas. «En el día de la Salvación no podrá pedir la ayuda de nadie. No habrá manera. Por eso la Palabra de Dios nos llama a ser prudentes, a prevenirnos, prepararnos. Hacer el trabajo duro ahora. No lo olvide. Si usted quiere descansar ahora y empujar sus responsabilidades hacia el mañana, creyendo que va a tener tiempo para resolver eso después, mañana puede despertar en el infierno, sin esperanza de Salvación. Entonces, despierte mientras hay tiempo. Aquí y ahora es el día de la Salvación», alerta el obispo.

  • dejar de fumar
    ¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/si-eres-de-las-personas-que-suelen-dejar-todo-para-despues-necesitas-leer-esto/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: