¿Qué hacer para evolucionar en la fe?

¿Qué hacer para evolucionar en la fe?

Por Departamento Web

Ir solamente a la Iglesia no es suficiente. ¿Qué actitudes tomar para que su crecimiento espiritual sea posible?

Cuando una persona llega a la Iglesia, todo es novedad. La reunión, las canciones, la Palabra, la recepción, etc. Aquel ambiente normalmente encanta y despierta curiosidad. Y el camino natural de una persona que está en proceso de conversión es bautizarse en las aguas, abandonar los errores y pecados, liberarse de todo mal espiritual y frecuentar las reuniones para aprender más sobre la Palabra de Dios.

Una vez hecho esto, lamentablemente, muchos se acomodan en la fe. Es decir, la evolución se detiene. Y, como ese crecimiento se estanca, la vida espiritual no evoluciona. Por eso, la Biblia dice que las personas no deben contentarse solamente con los primeros pasos del cristianismo. “Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Hebreos 15:13-14).

¿Qué significa en la práctica? Que donde no hay crecimiento espiritual hay un problema, porque, para recibir las bendiciones de Dios, es necesario ser maduro en la fe. Podemos compararlo con un lindo árbol, que proviene de una semilla, forma raíces, enfrenta grandes tempestades y, así, da frutos.

Cuando la Palabra de Dios penetra en el corazón de una persona, esta necesita dar frutos. Para eso, es necesario que haya inclusión, amor y dedicación de parte del cristiano, que cultive la relación con el Altísimo, supere pruebas y dificultades, venza los desiertos y adquiera fuerza y perseverancia.

Invierta en su alma

Lamentablemente, hay una multitud en las Iglesias —formada por miembros, evangelistas, pastores u obispos— que aún no murieron para sí mismos. Ellos están en grupos y proyectos, pero sus corazones siguen enfocados hacia sus propios deseos. Y es como Jesús dijo: “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto” (Juan 12:24).

Es decir, antes de servir, es necesario nacer del agua y del Espíritu, como lo explica el obispo Edir Macedo: “no es posible servir a Dios sin antes haber nacido de Dios. Solo Quien puede revelar la Voluntad de Dios es el Espíritu de Dios”.

“Por lo tanto, para servirlo, el siervo primero tiene que haber sido engendrado del Espíritu Santo. Solo a partir de entonces el siervo es transformado en una semilla de Dios en la Tierra, al igual que el Señor Jesús. Si los siervos no mueren para sí mismos y para el mundo, ¿cómo producirán más granos? […]. Y para que eso, de verdad suceda es necesario seguir todos los pasos de Jesús”, concluyó el obispo.

Entonces, no sirve culpar a Dios si no ha sucedido lo que usted quiere en su vida. El camino es inverso: ¿acaso usted ha sido para Dios lo que Él quiere que usted sea? ¿Acaso ha valorado su evolución espiritual o ha hecho cosas que él desaprobaría?

Porque, para conquistar el crecimiento espiritual, es importante frecuentar las reuniones, leer la Palabra, orar, ayunar, sacrificar, evangelizar, pero, más allá de todo eso, es necesario ser fiel, amigo y, sobre todo, hijo de Dios. Es necesario ser un ejemplo cristiano donde sea que pase y no solo cuando esté dentro de la Iglesia.

  • librito abierto
    ¿Sabes qué es el librito abierto mencionado en Apocalipsis?

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/que-hacer-para-evolucionar-en-la-fe/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: