¿Qué ha hecho el orgullo contigo?

¿Qué ha hecho el orgullo contigo?

Por Departamento Web 2

Ese sentimiento parece lindo, pero muchas personas olvidan que precede a la caída, trae muchas pérdidas y termina llevándolas a la ruina…

En una generación individualista como la actual, no es raro encontrar quien se «encuentre» en su soberbia. Muchas veces, hay quien sea orgulloso aun teniendo buenas intenciones, pues tiene la idea de que fue creado para resolver todo con la «fuerza de su propio brazo». Por otro lado, tampoco es extraña la inevitable caída de quien se envanecen.

Sin embargo, este comportamiento no es exclusivo de las generaciones recientes. Incluso la Biblia lo registra y orienta lo que le sucede a quien cultiva este sentimiento y con quien lo rechaza: «Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios, resistid al diablo, y él huirá de vosotros» [Santiago 4:6-7].

En este versículo resistir significa enfrentar. Al que es soberbio, Dios resiste, es decir, se enfrenta y quiebra al orgulloso. Existe otro pasaje que hace esta afirmación y justifica por qué Dios actúa de esta manera. La Biblia dice que Dios aborrece la soberbia: «No soportaré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso» [Salmo 101:5].

Los orgullosos son ciegos y sordos, no pueden oír a nadie y no pueden ver lo que tienen delante.

Te puede interesar: ¿Cómo atraer al Espíritu Santo? (Parte 2)

Asimismo, el orgullo fue el primer pecado cometido por Lucifer en el cielo. El diablo quería un trono sobre el Altísimo. Entonces Lucifer se rebeló contra Dios y fue desterrado de Su Presencia, dando origen a la fuente de todos los males. Por eso, el orgullo es la raíz de muchos problemas. Una persona puede no querer al diablo, pero alimenta dentro de sí lo que genera el mal, porque lo que generó al diablo fue precisamente el orgullo.

Por este hecho, el primer pecado del ser humano fue también consecuencia del orgullo. La serpiente le dijo a Eva que si comía del fruto prohibido, sería igual a Dios. Pero no somos ni seremos nunca como Él.

Por otra parte, el orgullo termina cultivándose dentro de una persona. Por ejemplo, alguien te puede elogiar tanto, diciéndote que eres humilde, que entonces te llenas de orgullo. Pero mucha gente se ha perdido porque pensaban que eran demasiado santos, demasiado puros, porque ayunaban y oraban mucho, pero empezaron a pensar que eran mejores que los demás.

A lo largo de la Biblia, hay historias que demuestran cómo el orgullo fue perjudicial, pero también cómo la humildad era beneficiosa. Una de ellas es la historia de Naamán, quien fue un gran general sirio que solo miró su rango, su título y no vio su lepra, hasta el día en que se humilló y Dios tuvo misericordia de él, sanándolo [2 Reyes 5:1-27].

Te recomendamos: Las vírgenes insensatas

  • Adicción al trabajo
    ¿Tengo adicción al trabajo?

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/que-ha-hecho-el-orgullo-contigo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: