¿Por qué Dios aún no me bendijo?

¿Por qué Dios aún no me bendijo?

Por Departamento Web

Muchos cristianos comparan sus vidas con las de las personas que no son de la fe

Si hay una mentira que muchas personas creen es la que dice que después de convertida la persona no pasará dificultades y solo tendrá conquistas. Lamentablemente, no son pocos los cristianos que piensan así y, entonces, cuando llega la tribulación, se desvanecen y empiezan a comparar sus vidas y conquistas con las de las personas que no creen en Dios.

En este momento, algunas cuestiones como “¿por qué fulano, que se burla de Jesús, conquistó aquella casa, aquel coche y yo aún no?”, o entonces, “mengano habla mal de mi fe, pero ha vencido en el trabajo, se ha enriquecido y mi vida profesional está trabada”.

Lamentablemente, pensar así va totalmente en contra de la fe cristiana. “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de Mí, éste la salvará” (Lucas 9:23-24).

¿Qué quiere decir eso en la práctica? Que quien decide seguir a Cristo debe, en primer lugar, entregar su vida a Él y confiar que hay un propósito en todo lo que sucede. Es decir, Jesús no prometió un mar tranquilo, a final de cuentas, el buen marinero es aquel que vence muchas tempestades.

Es necesario que quede claro que tener problemas no significa ser derrotado. La persona puede perder una que otra lucha, pero no la guerra. El resultado final, en realidad, depende de la relación que se tiene con Dios.

Huya de esa trampa

En este proceso, es común que surjan pensamientos comparativos. Los cuales son trampas que el diablo usa para hacer que la persona olvide el propósito de Dios para su vida.

Ahora, si hay una verdadera creencia en el poder de la fe, las dificultades son vistas con otros ojos. El cristiano entiende —en medio del torbellino de problemas— que necesita acercarse más al Altar, volver al primer amor y, así, cualquier obstáculo se convierte en un combustible para el crecimiento espiritual y no al contrario.

Creer siempre

La Biblia muestra un sinnúmero de ejemplos de la importancia de la confianza y de la obediencia. No había una explicación racional para el sufrimiento de Job, por ejemplo. Él era un hombre íntegro, temeroso a Dios, próspero, con una linda familia.

Pero él perdió todo. El diablo lo atacó y sus hijos murieron, sus bienes fueron destruidos y la enfermedad atacó su cuerpo. Con su maldad, satanás esperaba que él pecara y maldijera a Dios, a final de cuentas, él era fiel. ¿Por qué tenía que enfrentar todo eso?

El Señor sabía al respecto del amor que Job tenía por Él. Job se mantuvo firme y obediente, aun sin entender el motivo de tanto sufrimiento. Por lo tanto, en seguida, su vida fue totalmente restaurada.

El Altísimo le dio salud al doble, además de bienes, riquezas y diez hijos. Las Escrituras retratan que Job murió a edad avanzada y bendecido por Dios.

El secreto para vencer

El obispo Edir Macedo afirma que tiene como referencia a grandes hombres de Dios, como Isaac, Israel, Moisés, Josué, Gedeón, Jefté, David, entre otros, pero especialmente Abraham.

“No es de extrañar que el Propio Señor manda que miremos a Abraham. Es decir, sigamos su ejemplo de fe, obediencia y valor (Isaías 51:2). ¿Qué tuvieron ellos en común? Enemigos, persecuciones, injusticias y situaciones muy complicadas. ¿Qué hicieron para sobrepasar todas las dificultades? Sacrificaron. Ese fue el secreto de ellos”, constata.

El obispo señala que ellos sacrificaron sus sueños, sus proyectos personales. “Solo los valientes tienen fe para sacrificar, porque el propio poder de la fe para dar es el poder de la fe para recibir. Este es el secreto de la fe. Ellos sacrificaron por Aquel en quien creyeron. A causa de eso, aprendieron con el Espíritu de Dios el secreto de la fe”, concluyó.

Entonces, ¿acaso ese infortunio que usted está viviendo no es solo una etapa necesaria para que fortalezca aún más su fe?

Muchas veces, todo este torbellino ocurre solo porque Él le quiere tener aún más cerca, ayunando, frecuentando las reuniones, orando con mayor frecuencia y con más sinceridad.

No pierda tiempo escuchando al mundo y comparando su vida con la de quien no sirve al Altar. A final de cuentas, quien se mantiene fiel en lo poco, o en lo mucho, no será recompensado solo ahora, sino, principalmente, en la eternidad.

  • consumir cristal
    Solamente es superada, en número de adictos, por el alcohol

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/por-que-dios-aun-no-me-bendijo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: