Padres agresivos perjudican el desarrollo de sus hijos

Padres agresivos perjudican el desarrollo de sus hijos

Por Departamento Web

El desarrollo de los niños sufre por las peleas y agresiones

Golpear, gritar o incluso sacudir a los niños por los hombros son actitudes que pueden perjudicar el desarrollo cerebral de los niños. Estos ataques de ira son capaces de modificar estructuras y causar daños irreparables.

El descubrimiento fue realizado por investigadores de las Universidades de Montreal (Canadá) y Stanford (EUA). Esta es la primera vez que la ciencia demuestra el daño de la agresividad de los padres.

Para llegar a los resultados, el equipo evaluó a niños desde el nacimiento hasta los nueve años. A lo largo de este tiempo, se documentó el desarrollo de los hijos y el comportamiento de los padres.

El estudio demuestra que los niños educados por padres agresivos desarrollaron una corteza prefrontal y una amígdala más pequeñas. Dos estructuras cerebrales que juegan un papel clave en la regulación emocional y la aparición de la ansiedad y depresión.

«Es la primera vez que las prácticas parentales severas que no llegan a ser un abuso grave se han asociado con una disminución en el tamaño de la estructura cerebral, similar a lo que vemos en las víctimas de actos graves de abuso», explicó la psicóloga Sabrina Suffren, quien dirigió el estudio. «Creo que lo importante es que los padres y la sociedad comprendan que el uso frecuente de prácticas parentales severas puede obstaculizar el desarrollo del niño. Estamos hablando de su desenvolvimiento social y emocional, así como del desarrollo de su cerebro».

No bajes el nivel emocional de tus niños

«Una cosa que los padres necesitan saber es que no deben discutir con sus hijos pequeños», orienta el obispo Renato Cardoso. «Una definición de niño es “alguien que aún no ha desarrollado su razonamiento y juicio”. ¿Cómo discutir o debatir con alguien así?».

Según él, los padres deben imponer su autoridad delante de sus hijos. Pero no tiene que hacerse de forma agresiva. Por el contrario, el equilibrio en la actitud de los padres muestra que tienen razón en lo que hacen.

«Lo que el niño necesita es percibir la autoridad en la palabra de los padres. ¿Cuándo fue la última vez que discutió con una autoridad? ¿Con un policía de tránsito, un médico o un juez? Simplemente aceptas su autoridad porque sabes que discutir es en vano», explica el obispo. «Y las autoridades también lo saben. Por eso, no bajan de nivel para reaccionar ante las provocaciones de quienes los rechazan».

Discutir, gritar o golpear a los niños solo demuestra que los padres no tienen tanto equilibrio emocional como sus hijos, que aún se están desarrollando. Estas son las actitudes que los vuelven a los pequeños emocionalmente inestables de por vida.

«En el momento que el padre o la madre baja su nivel para tratar de discutir o convencer al niño de cualquier orden o regla que se haya dado, ya perdió la discusión», concluye el obispo. «No discuta con un niño. Sea muy claro en las reglas, solo dé una breve razón por la que existen y simplemente haga que se cumplan».

  • Nuevos horarios
    Consulte los horarios en su Estado

Ofrenda Online

La COVID-19 agudiza pobreza de jornaleras en Colima


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/padres-agresivos-perjudican-el-desarrollo-de-sus-hijos/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: