Mitos y realidades sobre las vacunas

Mitos y realidades sobre las vacunas

Por Social Media

Mitos de las vacunas

La vacunación es una de las formas más sencillas y eficaces de protegerse contra distintas enfermedades dañinas antes de entrar en contacto con ellas. Al vacunarse, el cuerpo activa las defensas naturales del organismo para que aprendan a resistir a infecciones específicas, fortaleciendo el sistema inmune.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) tras vacunarnos nuestro sistema inmunitario produce anticuerpos «como ocurre cuando nos exponemos a una enfermedad. Con la diferencia de que las vacunas contienen solamente microbios [como virus o bacterias] muertos o debilitados y no causan enfermedades ni complicaciones».

En su mayoría, las vacunas se inyectan, otras son administradas por la vía oral, es decir, se ingieren. También hay algunas que se nebulizan en la nariz.

Sin embargo, la inmunización está rodeada de algunos mitos que solamente causan confusión, desinformación y alejan a las personas de una vida saludable.

Al respecto, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer algunos de los mitos más conocidos:

  • Mito: basta con tener una buena higiene para no contraer enfermedades, no necesito la vacuna.
  • Realidad: la higiene es importante, pero hay enfermedades que solo se previenen con la vacunación.
  • Mito: vacunarse trae efectos secundarios a largo plazo y en ocasiones provoca la muerte.
  • Realidad: no existen efectos secundarios a largo plazo. Únicamente se presenta dolor, inflamación e irritación al momento de la aplicación en la mayoría de las vacunas.
  • Mito: la vacuna de DTPa (difteria, tétanos y tos ferina), así como la anti poliomielítica, pueden provocar el síndrome de muerte súbita.
  • Realidad: ninguna vacuna provoca este síndrome.
  • Mito: si una enfermedad es erradicada en mi país, ya no es necesario ponérmela.
  • Realidad: la única enfermedad erradicada mundialmente es la viruela y ya no es necesaria la vacuna.
  • Mito: ponerse más de una vacuna satura el sistema inmunológico.
  • Realidad: desde hace 30 años las personas recibían una mayor cantidad de antígenos.

Lee también: El asma causó 461 mil muertes en un año

  • Mito: la vacuna contra la gripe (influenza estacional) no funciona.
  • Realidad: es una vacuna eficaz para protegerse de los más comunes tipos de influenza, pero es difícil que llegue a todos los microorganismos que provocan la enfermedad.
  • Mito: tras una enfermedad el cuerpo se vuelve inmune a la misma y esto es mejor que vacunarse.
  • Realidad: la protección que brindan las vacunas es superior a la que adquirimos al enfermarnos, además, no deja secuelas, ni complicaciones.
  • Mito: las vacunas contienen mucho mercurio y es peligroso para la salud.
  • Realidad: antes se utilizaba en pequeñas cantidades, pero en la actualidad las vacunas para menores de 6 años no contienen este metal.
  • Mito: vacunar a un niño provoca que se vuelva autista.
  • Realidad: no hay evidencia científica que respalde la relación entre las vacunas y el autismo.
  • Mito: las vacunas contra la COVID-19 contienen un microchip de rastreo.
  • Realidad: las vacunas se crean para combatir enfermedades y no se administran para seguir sus movimientos.
  • Mito: la vacuna de la COVID-19 puede hacer que la persona contraiga la enfermedad.
  • Realidad: ninguna de las vacunas autorizadas contiene el virus vivo que ocasiona el padecimiento.

Ahora que ya lo sabes, consulta a tu médico sobre tu vacunación y solo confía en fuentes fiables. No coloques tu salud y la de tu familia en manos de quienes no poseen un grado médico.

  • Caminata de la Familia
    La Caminata de la Familia fomenta tiempo de calidad entre padres e hijos

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/mitos-y-realidades-sobre-las-vacunas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: