Las obras sin la verdadera fe son muertas

Las obras sin la verdadera fe son muertas

Por Departamento Web

Cuando una persona conoce la verdadera fe, la que enseña el camino hacia la Salvación por medio del Señor Jesús, el deseo de hablar del amor de Dios a los demás ocupa su interior. Naturalmente, para hacer esto, busca los medios, como entrar a los grupos de la iglesia, como el de Evangelización, por ejemplo. A continuación, empieza a tener como objetivo llevar la Verdad a los que tienen sed de cambiar.

Otras personas ayudan en la Obra de Dios como obreras, levitas, pastores y obispos. Buscan ayudar para salvar a los que viven en las tinieblas y así traerlos a la luz del Altísimo. La Palabra de Dios, incluso, reconoce que quien tiene el Espíritu Santo anhela ayudar al prójimo: «Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma» (Santiago 2:17).

De esta forma, es necesario recordar que todas estas obras sin la fe inteligente no significan nada. Por ejemplo, si un evangelista es activo en el grupo, ayuda y está siempre presente, pero cuando llega a casa, maltrata a la esposa y a los hijos, ¿qué validez tiene el trabajo voluntario que ejerce?

A veces, la persona demuestra ser muy espiritual dentro de la Iglesia, pero en el trabajo tiene actitudes semejantes como las que no conocen a Dios. Miente, frecuenta ambientes que no le conviene, dice groserías, entre otras acciones que desagradan a Dios.

¿Ha conocido alguna persona que frecuentaba la Iglesia diariamente y, en vez de llevar el amor a los familiares, solo llevaba condenación? ¿Que no aceptaba que ellos todavía no conocían la Verdad y, con la Biblia bajo del brazo, los acusaba de endemoniados y perturbados y así estuvieron cada vez más alejados de Jesús?

Entonces, no sirve preocuparse de tener muchas actividades dentro de la Iglesia si su comportamiento no concuerda con lo que el Señor espera de usted. La verdadera evangelización no viene solo de las obras, sino por su carácter. Piense bien: ¿Dios se preocupa con lo que hace o con quien es realmente?

La verdadera evangelización

Solo basta con usar un poco de la inteligencia que Él nos dio para saber que más importante que hablar de Jesús en cada momento es mostrarlo por medio de las actitudes que le diferencian de los demás. Tenga por seguro que eso es lo que Dios realmente quiere que usted haga.

Entonces, si antes usted reaccionaba de forma explosiva ante las situaciones, esta vez necesita reaccionar con calma, sin agresividad, aunque la situación no le parezca favorable. Si usted solía llorar por cualquier motivo, ahora necesita ser fuerte y sabio.

De esta forma, el insomnio causado por la ansiedad es sustituido por la paz del espíritu; las groserías por pensamientos de fe; las mentiras por la verdad; los chismes por el amor al prójimo, entre tantas otras malas situaciones por las positivas.

Actuando así, Dios, seguramente, se complacerá y usted ganará muchas almas para Él. “Diariamente, cada uno de nosotros necesita hacer una reflexión sobre nuestras actitudes —con respecto a nuestra relación con las personas que nos rodean, en casa, en el trabajo, en la escuela, en la iglesia, en fin, en los lugares que frecuentamos, independientemente de nuestra posición social o nuestra posición dentro de la iglesia— para ver si estamos ejerciendo el verdadero cristianismo, pues es muy común que observemos eso al inicio de la conversión, pero la práctica del cristianismo jamás se aparta de los que nacieron de Dios», señala el obispo Edir Macedo en su blog.

Entonces, ¿cómo saber si una persona nació de Dios? El Obispo lo explica: «La humildad, por ejemplo, es la base del carácter de Dios y de los que nacieron de Él. Mientras que el orgullo es la base del carácter del diablo y de los que nacieron de la carne. ¡Atención! No importa si se está hablando de un miembro, un obrero, un pastor, una esposa de pastor, un obispo o la esposa de un obispo, si usted no tiene en su espíritu la humildad, sobre todo en el trato con las personas que le rodean, ¡cuidado! Vea lo que dicen las Escrituras: «Antes del quebrantamiento se eleva el corazón del hombre, y antes de la honra es el abatimiento» (Proverbios 18:12).

Por eso, quien tiene el verdadero carácter de Dios y el Espíritu Santo, actúa como Jesús y no le importa tener reconocimiento por eso. «Cuando el Espíritu de Dios habita en alguien está, de forma natural, el carácter que supera a los que no Lo tienen. Es el carácter de Dios. El carácter Divino se resume así: 1 —íntegro y recto— en la relación con su semejante; 2 —le teme a Dios— en la relación con Dios; y 3 —Se desvía del mal— en la relación de sí mismo con el mundo. Quien viva dentro de esos parámetros, sobrevivirá en este mundo y alcanzará la vida eterna «, agrega el Obispo.

Ayuno de Daniel

Solo es posible tener actitudes fundamentadas en la integridad, fidelidad, justicia y rectitud cuando se tiene el Espíritu Santo.

Por eso, si usted se da cuenta de que necesita mejorar como cristiano, aproveche este Ayuno de Daniel, que finaliza el 26 de agosto, para buscar más a Dios. Este propósito se basa en la Biblia, en el capítulo 10 del libro de Daniel, que cuenta que el profeta decidió ayunar durante 21 días para buscar el favor, la sabiduría y el conocimiento de parte de Dios.

¿Qué le parece si usted se aleja de la información secular y procura «alimentar» su mente con la información que se relaciona con Dios, como leer un libro, ir más veces a las reuniones y ver películas y series edificantes en Univer Video?

  • Vida a Colores

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/las-obras-sin-la-verdadera-fe-son-muertas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games