¿Jesús es su espejo?

¿Jesús es su espejo?

Por Departamento Web

Lea y hágase un autoanálisis

Recientemente, la columnista Núbia Siqueira llamó la atención para el mayor atributo de Dios: Su Santidad.

Aunque la Biblia resalte otras características maravillosas del Altísimo, como el amor, la bondad, la justicia y la misericordia, Su Santidad sobrepasa a todas.

Por ser Santo, Su amor, Su justicia, Su misericordia e incluso Su ira son santas.

Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, las Sagradas Escrituras resaltan la santidad de Dios:

“Santo, Santo, Santo, el Señor de los ejércitos; toda la tierra está llena de Su Gloria” (Isaías 6:3).

“Santo, Santo, Santo es el Señor Dios Todopoderoso” (Apocalipsis 4:8).

La columnista aclara que la palabra “santo” significa ser separado del pecado, consagrado a Dios. Por lo tanto, no es una característica intangible al ser humano. Tanto así que el apóstol Pedro nos ordena:

“Sino, como Aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir” (1 Pedro 1:15).

¿Cómo practicar esa santidad?

“Conocer a Jesús cambia toda nuestra manera de vivir, de hablar, de tratar a las personas e incluso a los animales. Si usted de verdad conoce a Dios, ya no es más la persona que era antes. No vive como un hijo desobediente, sin entendimiento y conforme a sus propios instintos carnales. Aquellos que aman a Dios convierten a Su Hijo Jesús en su espejo, su ejemplo, su modelo… Porque si lo miramos a Él, seguramente veremos en dónde tenemos que cambiar. Es imposible conocer al Señor Jesús y continuar siendo la misma persona”, asegura Núbia Siqueira.

No obstante, no es esa la conducta que hemos visto en muchas personas que dicen ser cristianas. En lugar de eso, “solo deshonran el verdadero Cristianismo”, expresa.

El amor verdadero exige renuncia

Por otro lado, también hay muchas personas que son capaces de grandes renuncias para estar al lado de otra. Un ejemplo famoso de ese desapego personal es lo que la actriz Meghan Markle se dispuso a hacer para poder casarse con el príncipe Harry y convertirse en la Duquesa de Sussex.

Ella abandonó una carrera exitosa como actriz de Hollywood para someterse a las exigencias de la corona británica.

Si antes ella daba opiniones, apoyaba ideologías y tenía autonomía sobre la propia vida, ahora como esposa del príncipe tendrá que someterse a diversas reglas de comportamiento. Por ejemplo: no sentarse con las piernas cruzadas, no dar su opinión personal públicamente, acompañar a su marido en los compromisos sociales y tener conciencia de que ahora representa a la realeza en cada instante.

Jesús: nuestro espejo

Ante esto, Núbia Siqueira deja la siguiente reflexión: Si para casarse con un príncipe una mujer es capaz de abandonar toda su manera de vivir, “¿a qué no sería capaz de renunciar una mujer que, de hecho, se casa con Dios (el Rey de reyes)?”. Y hace una triste afirmación: “No obstante, lo que vemos, lamentablemente, es que muchas mujeres, aunque digan haberse casado con el Señor Jesús, mantienen una conducta que muestra otra realidad”.

¿Será verdad que compensa vivir en el pecado y perder ese alto privilegio de pasar la eternidad lado al lado con nuestro Señor y Salvador? Piense en eso.

Para aprender más sobre cómo agradar a Dios, asista los miércoles a la Escuela de la fe. Puede participar en el Santuario de la Fe, en Av. Revolución núm. 253, Col. Tacubaya, o en el Centro de Ayuda Universal más cercano a su domicilio. Especialmente a las 7:30 de la noche.

  • encuentro de
    «Quien ama, cuida»: un encuentro de la FTU, la FJU y la EBI

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/jesus-es-su-espejo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: