¿Demasiado vanidoso?

¿Demasiado vanidoso?

Por Departamento Web

Comprenda cuándo el cuidado del cuerpo y la apariencia dejan de ser algo saludable para convertirse en un gran problema

Usted, seguramente, debe conocer a un hombre que no puede ver una superficie reflectante —un espejo, un vidrio, la pintura del coche— que se la pasa admirándose por medio de ella, encantado con su propia imagen. Ese hombre, después de que vuelve de un viaje, por ejemplo, publica en su red social más fotos de sí mismo que de los lugares geniales que visitó. Y puede ser que hasta en las fotos publicadas él haya usado recursos para “mejorar” su imagen y para parecer ser lo que no es.

Ese individuo, generalmente, acostumbra gastar gran parte de su dinero en ropa innecesariamente cara para ser notado que por la calidad que estas tienen. Él también tiene el hábito de pasar horas en el baño “arreglándose” el cabello, de usar mil cremas para la piel e ir al gimnasio solo para verse en los espejos de la pared, en lugar de preocuparse en hacer los ejercicios.

Actualmente, ese hombre es conocido como metrosexual: aquel que le presta atención exagerada a la apariencia con la intención de atraer miradas y admiración solo para satisfacer el propio ego.

Cuando él se convierte en el “ídolo” de sí mismo, eso se transforma en un gran problema.

La Biblia le da un nombre más antiguo a ese hombre: vanidoso. Y las Escrituras tratan, en muchos versículos, la vanidad exacerbada como lo que es, un pecado. Quien se idolatra se coloca, por medio de su propia vida, por encima de Dios (vea, por ejemplo, lo que está descrito en 1 Pedro 2:17-19 y Proverbios 29:23).

No hay absolutamente nada de malo en cuidar el cuerpo y la apariencia. Por el contrario, además de ser correcto, es saludable. Lo malo es cuando hay exageración: hacer del cuerpo un templo de sí mismo para obtener “adoración” por donde pasa.

Hoy en día, la sociedad vende la idea de que el cuidado excesivo consigo mismo forma parte de una buena autoestima. Sin embargo, cuidar la autoestima es diferente de sentir ganas de “mostrarse” para las personas. La autoestima viene de adentro hacia afuera: es sentirse bien consigo mismo y con el resultado de sus esfuerzos. La segunda viene de afuera hacia adentro: de depender de lo que las personas dirán o pensarán de su apariencia, ya que hubo “inversión” en el cuerpo, ¡exactamente para ser notado!

Recientemente, la edición británica de la revista Esquire hizo una investigación con mujeres, mostrándoles imágenes de hombres fotografiados en las calles de Londres, Inglaterra. Una de las entrevistadas, al ver la foto de dos sujetos arreglados exageradamente en la vestimenta, dijo que difícilmente saldría con ellos, “pues un hombre así se presta tanta atención que sobra poca o ninguna para la mujeres y la familia”.

Es obvio que una mujer admira a un hombre bien cuidados, aseado y con la ropa alineada. Pero, un hombre que se considera de Dios necesita evaluar si no está cuidando exageradamente su cuerpo al punto de idolatrarse a sí mismo y no al Altísimo.

Cabe recordar que un joven puede caer en el exceso de vanidad no solo por el cuidado con la propia apariencia. También encaja en esto aquel que desea a la mujer más bonita del vecindario solo para mostrarla a los demás como si ella fuera un “trofeo”. O incluso que le gusta tener fama de conquistador, teniendo a las mujeres de cerca para sentir eso. Ellos, normalmente, piensan que lo principal no es el hecho de tener al lado a una mujer que a ella le gusten ellos, sino inflar el propio ego por el hecho de saber que la tiene. El problema es que las “necesitadas de tiempo completo” terminan rindiéndose a ese tipo de hombre. Pero, es necesario que estén atentas, pues un hombre que solo se preocupa con la vanidad tiene dentro de sí un vacío. Incluso puede ser que él también tenga un carácter dudoso. Vestirse bien es saludable. La apariencia sí es importante. El peligro es que esta sea el centro de su atención. Si usted piensa que su cuerpo y su ropa son más importantes que evolucionar como un hombre sabio, temeroso a Dios y realmente admirable, debe reexaminar sus conceptos. No tome como base solo lo que usted ve en el espejo. También invierta, y mucho más, en su interior.

  • sobre el anticristo
    Lo que necesitas saber sobre el anticristo

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/demasiado-vanidoso/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: