¿Cuál ha sido tu postura profesional?

¿Cuál ha sido tu postura profesional?

Por Social Media

Se habla mucho de postura profesional, pero ¿qué es eso? En realidad, no es un comportamiento, sino un conjunto de actitudes y características necesarias para el progreso civilizado en el trabajo en las grandes o pequeñas empresas.

Aunque no haya un reglamento escrito, como en muchas organizaciones, es importante que algunas conductas sean adoptadas por todos los integrantes (sea cual sea su puesto jerárquico). A final de cuentas, por más agradable que sea la empresa, no es la casa del empleado y requiere cortesía de parte de todos.

La Facultad de Ciencias Sociales Aplicadas de la Universidad de Durham, Reino Unido, publicó un estudio sobre este tema, liderado por la profesora Sara Bhanks, que define que la postura profesional es un conjunto formado por habilidades, hábitos, conocimientos, comportamientos, actitudes y conducta ética. La investigación (durante la cual se observó el día a día de las empresas de varios portes y ramos) enumera algunos consejos sobre cómo tener buena postura profesional, los cuales son:

  • Puntualidad: no solo con respecto al horario laboral, sino también al cumplimiento de los plazos. El retraso perjudica el trabajo de todos. Muestra consideración por el tiempo del otro.
  • Apariencia: vístete discretamente. Aunque la empresa ofrezca libertad en la elección de la vestimenta, no abuses. Cuida tu higiene personal. En cuanto a la postura física, mantén la columna recta, pero relajada. Evita cruzar los brazos o sentarte de cualquier manera.
  • Buena educación: sé cordial y servicial. Aunque se te pida estar en un lugar, pide permiso para entrar y saluda a todos. Mira a los ojos de quien habla contigo y demuestra atención. También modera el tono de tu voz al conversar y al reír.
  • Respeto: nunca te involucres en chismes.
  • Celular y redes sociales: al conversar personalmente con alguien, evita escribir mensajes y observa las políticas de la empresa sobre el uso no profesional de las redes sociales.
  • Deja tu “yo” en casa: no descargues tus problemas personales en tus compañeros y no dejes que obstaculicen tu trabajo. Cuidado con los momentos de desconcentración, esta es necesaria, pero requiere límites.
  • Sé flexible: sé inteligente para admitir una opinión contraria a la tuya. No dar el brazo a torcer aun sabiendo que estás mal transmite la imagen de alguien que es inmaduro y orgulloso. La flexibilidad te ayuda a fluir en situaciones desafiantes.
  • Confidencialidad: cuando un tema o acontecimiento del trabajo sea confidencial, evita hablar de él con gente de afuera. Sé leal y eficiente.
  • Sé cuidadoso: desde una simple pluma hasta los muebles y los espacios del edificio deben usarse con cuidado.

¿Qué le corresponde al responsable?

No solo los empleados deben respetar a quienes están arriba de ellos en la jerarquía. Los líderes deben cuidar el lugar y a sus colaboradores. Algunas de las atribuciones que les corresponden son:

  • Condiciones de trabajo: verifica si el colaborador tiene infraestructura y equipamiento necesario para las actividades. Con los recursos adecuados, los resultados serán satisfactorios.
  • Acoso moral: usar una imposición jerárquica para hacer amenazas de despido o represalias, así como humillar a un empleado, es considerado un crimen en muchos países.
  • Aprende a delegar: pasarle una actividad a alguien no significa que la persona lo hará exactamente como tú lo harías. Respeta la manera de trabajar del otro, que puede tener varios puntos positivos y llegar igualmente al resultado que esperas.
  • Reprensiones y elogios: no llames la atención de un empleado en público. Hazlo en privado y de manera constructiva. En cambio, los elogios pueden hacerse delante del grupo, ya que sirven de buen ejemplo para todos.
  • Genera respeto, no miedo: el jefe que quiere ser temido por los demás no tiene verdaderas condiciones de liderazgo. Un líder respetado promueve el contacto con sus subordinados y sabe recibir de ellos críticas o sugerencias sobre algo que no está funcionando bien en la empresa. Sin embargo, si hay miedo o aversión, el error no se corrige e incluso puede llevar el emprendimiento a la ruina.

  • rosa de Sarón
    La rosa de Sarón no era una rosa común

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/cual-ha-sido-tu-postura-profesional/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: