¿Cómo reaccionas ante la reprensión?

¿Cómo reaccionas ante la reprensión?

Por Departamento Web 2

La necesidad de corrección se mete con el ego, pero para aquellos que quieren agradar a Dios, puede ser la forma de convertirse en una mejor persona

El ser humano, por naturaleza, vive en torno a su ego, su orgullo y quiere hacer lo que quiere y cuando quiere. En este sentido, a muchas personas incluso les gusta señalar el error de alguien cercano, considerándose mejores, pero se olvidan de sí mismos y de sus defectos, como ejemplificó el Señor Jesús cuando dijo: «saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano» (Mateo 7:5).

Este tipo de actitud orgullosa está presente en muchos momentos: en el trabajo, en el hogar, en la iglesia, en la familia y hasta con Dios. Muchas personas cometen errores en el ámbito espiritual y, al no cambiar su actitud, comprometen todo en sus vidas.

Incluso las mujeres cristianas que han hecho el propósito de servir a Dios han dejado que el ego sea más grande que la humildad delante de Su voz. A nadie le gusta que lo regañen, pero el regaño contribuye al crecimiento personal.

En Eclesiastés 7:5 está escrito que «mejor es oír la reprensión del sabio que oír la canción de los necios». Por mucho que la corrección parezca algo malo al principio, trae beneficios, aunque muchas mujeres no lo afrontan espiritualmente. Desafortunadamente, prefieren dejarse guiar por sus propios caprichos y deseos.

Te puede interesar: Mil años como un día

La mejor actitud

Entonces, cómo deben comportarse las mujeres ante las advertencias. «Cuando te regañen, tienes dos opciones: dices “oh, está bien, gracias” y finges o, a menudo, te esfuerzas por demostrar que no pasó nada; o aceptas eso y vas a tu rincón, entiendes que te equivocaste y no puedes actuar como si nada hubiera sucedido», explicó Cristiane Cardoso, columnista.

A menudo, estas reprensiones suenan como si fueran injusticias y burlas, pero cuando hay sencillez y deseo de agradar a Dios, incluso lo malo se convierte en bueno. «Cada vez que un sabio me reprendió, me hizo bien, pero recuerdo momentos en que los que los regaños no tenían sentido para mí en ese momento, ya que el nivel estaba en lo carnal. Sin embargo, cuando lo entendí, cambié. Ese es el lado bueno de ser reprendida», destaca Cristiane.

Errar es de humanos y todo el mundo puede equivocarse. La diferencia está en la forma en que los tratamos y actuamos sobre ellos. «Si reaccionas a la reprensión como si fuera algo común y solo un error más tuyo, no estás siendo humilde para cambiar, pero cuando no sigues tratando de encubrir lo que pasó, reconoces lo que hiciste y aceptas las consecuencias», agregó.

Cristiane incluso dice que perder algo no es malo, porque el cambio solo ocurre cuando sientes el dolor y las consecuencias del error. «Si hay amor, hay reprensión. Los lugares que ves que no tienen reprensión no tienen amor, porque allí estás viendo a una persona yendo al infierno. Por eso la Biblia dice que es mejor escuchar una reprensión que un cántico», concluye Cristiane.

Continúa leyendo: ¿Cuál es tu punto débil?

  • angustia y ataque

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/como-reaccionas-ante-la-reprension/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]