¿Cómo entrar al Cielo?

¿Cómo entrar al Cielo?

Por Departamento Web

El ser humano tiene una enorme capacidad para equivocarse con respecto a sus verdaderos problemas. A veces, trata una cuestión en el trabajo o en el círculo de amistades como algo grave, cuando en realidad carga en su interior necesidades mucho más urgentes.

Nicodemo vivió esa situación. Él era un hombre que conocía los Preceptos Divinos y tenía celo al ponerlos en práctica. También tenía una condición financiera e intelectual privilegiada. Era uno de los 70 miembros del sanedrín judío, la suprema corte religiosa de la nación. A los ojos de cualquier persona, Nicodemo estaba con su “pasaporte sellado” para ir al cielo. Él incluso llegó a elogiar a Jesús por Sus señales, pero nuestro Señor no le dio la menor importancia a lo que él decía y fue directo a su problema.

Nicodemo había buscado al Salvador en la oscuridad de la noche, la cual le daba anonimato. Sin embargo, la oscuridad nocturna no se comparaba a la que él poseía dentro de su propia alma.

No era suficiente reconocer a Jesús como Maestro, proviniendo de parte de Dios, tampoco toda la devota vida religiosa. Como fariseo, Nicodemo acostumbraba ayunar regularmente; daba el diezmo de todo; hacía sus ofrendas y muchas oraciones. Pero el Señor Jesús sabía que nada de eso era suficiente, pues él necesitaba una transformación interna denominada nuevo nacimiento. Esto es porque solamente el nacimiento de lo Alto le abre las puertas del Reino de Dios al hombre. Por lo tanto, sin este, los cielos se encuentran cerrados, aun para los que son fieles a los principios, a las reglas, al sistema religioso o tienen buen corazón, buen carácter, etc.

El nuevo nacimiento significa un cambio del interior al exterior, que implica tener un nuevo corazón, nueva mente, nuevo nombre, nueva familia, nueva patria, nuevos deseos, nuevos gustos, nuevos temores, nuevas preferencias. Es decir, la Vida que se origina en el cielo empieza a estar en quien nació de Dios. Entonces, como esa persona nació de arriba, le pertenece al Altísimo, y el cielo se convierte en su destino final.

Hay muchos “Nicodemos” en las iglesias, que se desvían de la mayor prioridad de su alma. Se satisfacen con conocimientos bíblicos, milagros, aprobación humana y todo tipo de religiosidad que “masajea” el ego y engaña al ser humano.

Aunque sea duro de escuchar, voy a decirlo porque creo que solamente la Verdad libera: quien no nació de Dios, está vivo para este mundo y, por lo tanto, muerto para Él. Infelizmente, esa realidad solo será descubierta y admitida por muchos cuando enfrenten sus desiertos, o cuando tengan que caer al polvo, humillados a causa de una situación.

Espero que esta reflexión le sacuda a usted que aún no vivió la mayor experiencia de transformación para el alma y que, dentro de poco, sea un recién nacido de Dios. De lo contrario, no podrá ver ni entrar a Su Reino en la eternidad.

  • comunidades
    Personas en situación de pobreza reciben orientación espiritual, alimentos, ropa, entre otros servicios

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/como-entrar-al-cielo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: