«Vivía llena de complejos y cuestionaba a Dios por seguir viva»

«Vivía llena de complejos y cuestionaba a Dios por seguir viva»

Por Departamento Web 2

«Antes de recibir el Espíritu Santo, yo era una chica muy acomplejada. Guardaba mucho odio, rencor, resentimiento y tristeza. Viví una infancia un poco dura, difícil, eso provocó que yo fuera tímida, también otros problemas en la escuela. Me hacían bullying en la escuela y en la Universidad hubo un tiempo en el que no quería bañarme ni hacer tarea. Estudiaba en una universidad de paga y por no entregar trabajos, perdí la beca y me sentía inútil. El fondo del pozo, para mí, fue ese. Ya no quería continuar de esa manera, había un vacío muy grande y a veces prefería llorar o alejarme, no quería relacionarme con las personas. Mis complejos me llevaron a sentirme fea, las personas me criticaban por ser muy delgada, eso me causaba mucho dolor. Con nada me sentía bien ni a gusto. A veces intentaba hacer algo por mí, pero no conseguía algo que me llenara.

Lee: ¿Buscas el Espíritu Santo y no Lo recibes?

Tan grande era mi tristeza que a veces cuestionaba a Dios por el hecho de seguir viva. Yo quería morir, no le veía sentido a estar en vida. Cuando llegué al Templo de los Milagros, por una invitación, comprendí que tenía un problema y que tenía que hacer algo al respecto, pero no me entregaba al 100 %. No quería sacrificar el odio, tristeza y complejos que guardaba en mi interior. Al poco tiempo escuché hablar del propósito del Ayuno de Daniel y participaba, pero lo hacía de cualquier manera. No aceptaba entregarme a Dios. Hasta que un día me cansé, no quería vivir en esa situación, por lo que decidí entregar los resentimientos, principalmente los complejos, lo que no me dejaba avanzar. Asimismo, hice el Ayuno correctamente, sacrifiqué los malos pensamientos e incluso las malas amistades y las redes sociales. También empecé a orar más, a leer la Biblia, a buscarlo por las madrugadas, a ir más a los servicios de la iglesia y así fue como Dios trajo para mí la respuesta.» -Gabriela Reyes

Ayuno de Daniel

Este es un propósito especial para todos los que quieren un cambio, una transformación de vida. El 31 de diciembre será el final del Ayuno, por lo que extendemos esta invitación para que participes en la Velada de Año nuevo.

En la ocasión, el obispo Macedo estará orando en el monte Hermón determinando que el Espíritu Santo entre en tu vida. La reunión se realizará en todas las Universal, en donde, además, podrás participar de la Santa Cena. ¡Te esperamos!

  • aceite sagrado
    Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/vivia-llena-de-complejos-y-cuestionaba-a-dios-por-seguir-viva/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: