Vida o muerte al alcance de todos

Vida o muerte al alcance de todos

Por Departamento Web

No son pocos los que se perjudican al decir maldiciones sobre sí mismos y sobre las personas a su alrededor

Las palabras que pronunciamos tienen el poder de definir nuestro camino en este mundo. Aunque se haya enseñado mucho sobre la capacidad del habla, que nos ayuda u obstaculiza, no son pocos los que ignoran eso y se perjudican dejando su lengua suelta para proferir maldiciones sobre sí mismos y sobre las personas que están a su alrededor.

Puedo notar esta enseñanza hasta en el propio Dios, cuando cambiaba el nombre de las personas que usaría en Sus propósitos. Él hacía eso con el fin de señalar la construcción de una nueva identidad y el recibimiento de una misión dada por Él.

Por ejemplo, el nombre Abraham significa “adre enaltecido”, pero el Altísimo lo cambió a “padre de una multitud”. Saraí, su mujer, tenía el nombre asociado a la esterilidad. Sin embargo, fue llamada por el Todopoderoso como Sara, la “fértil”.

También sucedió con Jacob, que significa “el que toma por el calcañar, o el que suplanta” y el nombre fue cambiado a Israel, que quiere decir “el que lucha con Dios, o Dios lucha”.

El propio Señor Jesús cambió inmediatamente el nombre de Pedro, cuando este fue llevado ante Él por su hermano André.

El Salvador le atribuyó a aquel pescador voluble, inestable, débil y cobarde el nombre de Cefas, palabra aramea que significa “piedra”. Exactamente lo contrario a lo que Pedro era.

Pero esa era una declaración de fe del Señor Jesús en cuanto al hombre en que se iba a transformar.

Con esto, Él determinaba que Su discípulo se volvería firme y fuerte, una verdadera columna para la Iglesia Primitiva.

¡Imagine cuántos “deslices” —que denotaban debilidad, impulsividad e inestabilidad— cometió Pedro durante los tres años lado a lado con el Señor Jesús! Ni así el Mesías desistió de llamarlo “piedra”. Es decir, nuestro Maestro nos dio el ejemplo de que las palabras aliadas con la fe pueden determinar que las personas, circunstancias y lugares se alteren.

También cabe señalar que no se trata de una creencia en el pensamiento positivo, fruto de los movimientos filosóficos del siglo XIX, llamados Positivismo, en el cual al hombre solo le es suficiente creer en sí mismo y pensar en lo que es bueno para que su vida sea un éxito. Estamos hablando de la fe en Dios, vinculada con la confesión de esta creencia. Es decir, porque creo en Él, yo determino, profeso y espero el cumplimiento de Su Palabra.

“La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos” (Proverbios 18:21).

  • plásticos
    El confinamiento ayudó a reducir la producción de plásticos en el mundo

Ofrenda Online

La COVID-19 agudiza pobreza de jornaleras en Colima


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/vida-o-muerte-al-alcance-de-todos/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: