Valiente para decir SÍ y NO

Valiente para decir SÍ y NO

Por Departamento Web 2

Para cambiar su vida, Dios solo le pide una cosa: obediencia incondicional a Su Palabra, sin importar lo que digan los demás y hacerlo tal cual, no solo en lo que le convenga, sino en todo. Es lo que enseñó el obispo Franklin Sanches durante el Santo Culto del pasado 6 de septiembre.

«La Palabra de Dios no fue hecha para ser debatida ni cuestionada, sino obedecerla. Si usted humildemente se somete a ella, su vida cambia. No hay misterio, es simple. El problema es cuando la persona no quiere obedecer e intenta hacer las cosas a su manera. Ahí es cuando tarda el proceso», detalló.

Hay un dicho que dice: «Dios tarda, pero no falla». Según el obispo, eso es mentira, quien demora es el hombre en tomar la decisión de obedecerlo y entregarse a Jesús.

Cuando el Señor le dijo a Josué que se esforzara y fuera muy valiente no era precisamente para pelear y luchar, sino para obedecer, no dejándose guiar por terceros. Él tenía que ser valiente para decirles NO a los demás y SÍ a Dios.

Un claro ejemplo de eso fue cuando el pueblo de Israel tenía que conquistar Jericó. Los muros de esta ciudad eran muy anchos y altos, nunca había sido conquistada precisamente por su fortaleza. Cuando supieron que los israelitas venían, cerraron todo para que no hubiera manera humana de que fuera invadida.

«Así sucede cuando usted decide hacer algo: emprender, crecer, luchar…, siempre las cosas se van a poner más difíciles cuando decide buscar a Dios. Eso sucede porque el diablo intentará hacerle desistir. En el momento que eso ocurra y la cosa se complique, siga insistiendo; en lugar de cuestionar, siga con la fe», dijo.

Imagine, Josué estaba delante de aquella muralla y en su mente se preguntaba: «¿Cómo voy a vencer?». En ese instante Dios le dijo:

«Mira, he entregado en tu mano a Jericó y a su rey con sus valientes guerreros. Marcharéis alrededor de la ciudad todos los hombres de guerra rodeando la ciudad una vez. Así lo harás por seis días. Y siete sacerdotes llevarán siete trompetas de cuerno de carnero delante del arca; y al séptimo día marcharéis alrededor de la ciudad siete veces, y los sacerdotes tocarán las trompetas. Y sucederá que cuando toquen un sonido prolongado con el cuerno de carnero, y cuando oigáis el sonido de la trompeta, todo el pueblo gritará a gran voz, y la muralla de la ciudad se vendrá abajo.» (Josué 6:2-5).

Lo que el Señor le proponía a Josué era una locura. No le estaba dando un arma para derribar la muralla. Entonces, ¿de qué manera lograrlo? Muchos se preguntan lo mismo: ¿Cómo recuperaré mi matrimonio? ¿Cómo sacaré a mi hijo del vicio? ¿Cómo pagaré una deuda tan grande si no tengo de dónde?

Todo tiene una respuesta simple: con la fe en la Palabra de Dios usted tendrá la capacidad de resolver cualquier problema.

No obstante, hay un detalle importante en el versículo de arriba. De acuerdo con el obispo, «Dios sabía que no todos estaban dispuestos a todo o nada. Dios llamó a los hombres de guerra porque tienen disciplina y obedecen. Es como en el ejército, si un superior da una orden, se tiene que obedecer, aunque parezca una locura. El Señor solo puede bendecir a quienes obedecen sin cuestionar».

Los israelitas no tenían una base o antecedente similar para creer, tenían que obedecer ciegamente. Eso es fe: no necesita ver, escuchar o tocar para creer. La fe es la certeza de lo que Dios prometió. ¿Se imagina qué habría pasado si Josué hubiera ido con hombres que estuvieran murmurando, contaminándose el uno al otro?

Algunos le dirán que ir a la iglesia no resuelve problemas. Significa que no son hombres de guerra. Cuando alguien no es de la guerra de la fe, siempre cuestiona, pone dudas. Quien es de la fe, obedece, avanza sobre sus propios pies. Dios busca a ese tipo de persona para engrandecerlas, bendecirlas, prosperarlas, sanarlas…

«Quizá tiene una muralla, un problema desde hace años: una separación matrimonial, una adicción, un problema económico, de salud, todo lo que está en su camino no le deja tomar posesión de una mejor vida, y a lo mejor ha querido derribarla con sus propias fuerzas. Pero ahora sabe que lo que hace a esa muralla caer es su fe obediente a la Palabra de Dios.

Si quiere derribar su muralla, entonces, ¿entrará en el ejército de Dios?», finalizó.

Lee también: Esfuérzate y sé muy valiente

  • dejar de fumar
    ¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/valiente-para-decir-si-y-no/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: