«Una limpia solo empeoró mi vida»

«Una limpia solo empeoró mi vida»

Por Departamento Web 2

Desde muy pequeño pasé por la muerte de mi padre, y eso creó en mí la carencia de una imagen paterna. Mi mamá, junto con mis tías, era la que me cuidaba. Todo estaba bien hasta que ingresé a la escuela y comencé a ser víctima de bullying. A causa de su trabajo, mi mamá no me daba mucha importancia, se enfocaba en sustentar la casa, por lo que nunca hubo como tal una muestra de cariño o afecto. 

En la adolescencia tuve un accidente automovilístico, me atropellaron. Eso me dejó con dolores constantes de cabeza. Los especialistas dijeron que tenía que llevarse a cabo una operación riesgosa, lo cual le causó cierto miedo a mi mamá. Buscando una alternativa para tener una mejoría, mi mamá me llevó durante cierto tiempo a casas de limpias. Pero el resultado no fue el esperado, empecé a tener problemas de personalidad, en el que me iba desvaneciendo y, cuando recuperaba la noción, todos me decían lo que había hecho, sin que yo recordara nada. 

La situación de mi mamá fue empeorando, ella perdió su trabajo y comenzó a trabajar en las madrugadas, empeorando la convivencia. 

Luego conocí ciertas amistades que me llevaron a adoptar una apariencia gótica, llegando a practicar el cutting. Y a causa del vacío y la depresión que tenía por estar siempre solo, comencé a tener pensamientos de querer quitarme la vida. 

Conocí la Universal por medio de mi mamá. Pero yo era renuente a sus invitaciones, porque quería ver primero un cambio en ella para, entonces, acudir. Cuando finalmente logré ir, llegué con un pensamiento incrédulo, pero eso no impidió que me sintiera bien. Realmente ya no quería ser la misma persona, ya no quería tener aquellos problemas conmigo. Empecé a seguir las orientaciones que me daban y participar en las reuniones con fe. 

Desde que tuve mi encuentro con Dios, todo fue un cambio completo en mi vida. Por mi fe, fui libre de la depresión, ya no tengo pensamientos de suicidio, mi semblante cambió y ahora entiendo por qué no cometí el suicidio, porque Dios estuvo ahí para sustentarme, aun cuando yo no lo conocía. 

Hoy en día vivo feliz, no me hace falta nada porque tengo lo más importante, que es poder tener el Espíritu de Dios dentro de mí.» -Humberto González 

Viernes de Liberación

Ya sea por medio de un trabajo de brujería, miedos inexplicables, terror nocturno, entre otros, el mal se manifiesta y actúa en la vida de las personas destruyendo su interior o incluso todo lo que le rodea.

Pero, por medio del poder de la fe, es posible vencerlo.

Determine este 7 de octubre, durante el Viernes de Liberación Espiritual, el fin de la acción de toda fuerza maligna.

Te esperamos a las 7:30 a. m., 10 a. m., 12 p. m., 3 p. m. y 6 p. m. en Av. Revolución núm. 253, col. Tacubaya. O bien en la Universal más cerca de ti.

Lee también: ¿Cuál ha sido tu gigante?

  • Vida a Colores

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/una-limpia-solo-empeoro-mi-vida/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]