«Teníamos vicios y no había ni para alimentar a mis hijos»

«Teníamos vicios y no había ni para alimentar a mis hijos»

Por Departamento Web 2

«Vengo de una familia disfuncional, había pleitos por parte de mi madre y padrastro. Al crecer comencé a involucrarme con drogas como marihuana, pastillas, cocaína y adquirí el vicio de cigarro. Así fue mi adolescencia. Conforme fui creciendo conocí a mi esposa, nos casamos», dijo René Ramos, cuyo matrimonio no fue como lo esperaba.

Por su parte, su esposa María de Lourdes tampoco había podido cumplir su sueño de una vida de felicidad: «Yo tenía la ilusión de un matrimonio feliz y una familia feliz, pero no fue así. Él estaba involucrado en los vicios, pero después me di cuenta de que también estaba en el mundo de las drogas. Fue un golpe duro porque ya teníamos hijos. Más adelante también terminé involucrándome con él en el alcohol. Fue difícil porque mis hijos estaban creciendo y yo veía que no éramos un buen ejemplo para ellos. Además de los problemas por vicios, la situación de mi hogar era precaria, no había para lo indispensable, a veces no teníamos ni para darle a mis hijos un vaso de leche», explicó.

La familia atravesaba un problema económico a causa de los vicios. René relató que todo el dinero se iba en comprar alcohol y otras sustancias: «Estaba mal económicamente, lo que ganaba me lo gastaba en los vicios, llegaba el momento en el que se venía el pago de la renta y yo no tenía nada. Lo que más me marcó fue cuando el dueño de los cuartos donde vivíamos humillaba a mis hijos, los maltrataba porque yo no pagaba. Así que pedía prestado para ir saliendo de la situación.

Además, comenzaron los pleitos con mi esposa por cuestión del alcoholismo. A mí me conocían como el borrachito, veía mi futuro como el de un anciano alcohólico», contó.

Su esposa María de Lourdes se sentía desvalorada ante tantos problemas e incluso pensó en separarse de él, creía que esa era la solución.

Un cambio de historia

«Cuando llegué a la Universal al poco tiempo un hombre de Dios habló sobre una campaña, empezó a orientar a las personas. Decía que por medio del sacrificio es que uno puede vencer y lograr lo que anhela en la vida. Cuando yo tomé la decisión de dar mi todo en el Altar vi que el poder de Dios se empezó a manifestar en mi vida, abriéndome puertas, dándome visión. Desde ahí participé campaña tras campaña.

Mi historia comenzó a cambiar a través de la obediencia, empecé a ser liberado del alcohol, los vicios y las drogas. Mi matrimonio se empezó a restaurar, mi familia se empezó a transformar. Como hombre me di cuenta de que con Dios uno sigue adelante, hay un cambio de vida total. Mi vida económica el día de hoy es próspera, porque Dios me abrió las puertas. Me hice de mi casa propia», explicó René.

«Tenemos un negocio, él tiene su taller mecánico, salimos a comer donde queremos, lo que queremos, vestimos lo que queremos, de lo mejor. Mi esposo es un hombre de Dios, me respeta, tenemos una familia feliz, nuestros hijos están bendecidos. El matrimonio también ha sido bendecido, Dios ha transformado nuestra vida, me siento feliz», contó ella.

Para finalizar, René explicó que hay una conquista que no cambia por nada: «Ahora en plena pandemia conquisté un carro cero kilómetros, también un local de mariscos. Sin embargo, para mí, la mayor bendición que he recibido es el Espíritu Santo.

Él es quien me guía, me da la dirección y la fuerza para día con día seguir luchando en esta vida.», finalizó.

Velada de la Lucha con Dios

Tal vez estás sufriendo por una enfermedad, tu familia se está desmoronando, hay vicios, estás endeudado o el negocio está en la quiebra. Puede que tus hijos estén en malos pasos, tu matrimonio está fracasando o los problemas internos están acabando con tu tranquilidad.

Si estás cansado de perder, te invitamos a participar en la Velada de la Lucha con Dios.

La cita es este viernes 30 de julio en el Templo de los Milagros: avenida Revolución, núm. 253, Col. Tacubaya, a las 7 p.m. O en la Universal más cercana a tu hogar.

Consulta la dirección de todas las sedes en este enlace.

  • 5 profecías
    La realidad que no se ve

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/teniamos-vicios-y-no-habia-ni-para-alimentar-a-mis-hijos/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: