Su palabra, ¿tiene valor?

Su palabra, ¿tiene valor?

Por Departamento Web 2

De acuerdo con lo que dijo el obispo Franklin Sanches en el encuentro del pasado 9 de diciembre, cuando usted lee la Palabra de Dios, está absorbiendo Sus pensamientos. La Biblia es la mente de Dios, ahí encuentra cuál es Su voluntad para su vida. Quien no medita en la Palabra es frágil y fácilmente engañado por el diablo.

«La Palabra también es una espada. Cuando llena su mente de ella, obtiene las armas para luchar y contrarrestar las ideas del diablo. Este último trabaja en la mente de las personas poniendo ideas en ellas y, después, empiezan a actuar de acuerdo con esas ideas», explicó.

Por eso es tan importante llenar su mente con la Palabra de Dios, ella le dará fuerzas para que este año usted tenga una vida bendita. Pero si no la tiene en su mente, será guiado por las palabras de este mundo. Sin embargo, no se trata de leerla como si fuera un libro de historia; es leer y, con fe, tomar posesión de lo que está escrito:

«Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos —declara el Señor. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.» (Isaías 55:8-9).

El obispo explicó que el ser humano es limitado en su manera de pensar porque se guía por lo que ve. En cambio, la visión de Dios es amplia, ve todo. Y si usted tiene los pensamientos de Él guiándole, encontrará salida para lo que sea.

«Es como estar en un laberinto, ahí no se halla una salida, pero si se deja guiar por alguien que está desde arriba, le dirá hacia dónde ir. Por eso necesita los pensamientos de Dios, ya que son mayores: quizá usted hoy se ve caído, en la miseria; pero Dios ya lo ve próspero», agregó.

«Porque como descienden de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelven allá sino que riegan la tierra, haciéndola producir y germinar, dando semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié.» (Isaías 55:10-11).

Si la persona cree en lo anterior y usa la fe, sucederá lo que está escrito. Dios honra Su Palabra, pero lamentablemente, las personas no hacen lo mismo: dicen una cosa y después otra, mienten como si dijeran la verdad, las palabras están perdiendo valor. Eso es lo que el diablo quiere, que los demás dejen de creer en la Palabra.

No fue en vano que Dios dejara escrito cada palabra Suya, para que así pudiéramos asegurarnos de que lo que está escrito va a suceder y nadie puede impedir que se cumpla. Por ejemplo: las profecías bíblicas se están cumpliendo y nadie podrá impedirlo así los demás crean o no, el anticristo vendrá e impondrá su marca a todos, menos a los cristianos que no suban con Cristo por no aprovechar la oportunidad. Lo mismo sucede con las promesas. Solo que hay una diferencia.

«Las promesas dependen de la fe. Si cumple los mandamientos, entonces, tiene derecho a la promesa. Dios es honrado con Su palabra, pero usted también debe ser de palabra. Si usted le da su vida, Él le dará una nueva y le llenará de paz.

No importa si su vida está hecha un desastre, no importa lo que hizo en el pasado, Dios no ve eso, Él perdona sus pecados, lava su alma y le da una vida nueva. Lo que ve es su entrega. ¿El resultado es de la noche a la mañana? No, porque usted tiene que sembrar y a la medida que va sembrando, va cosechando, y verá cómo su historia de vida va a cambiar», finalizó el obispo Franklin.

Lee también: ¿Quiere un verdadero próspero año nuevo?

  • comunidades
    Personas en situación de pobreza reciben orientación espiritual, alimentos, ropa, entre otros servicios

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/su-palabra-tiene-valor/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: