Siendo como niños

Siendo como niños

Por Social Media

Los niños siempre muestran más confianza que los adultos. Tan es así que si sus padres los cargan, confían en que no los soltarán. Sus familiares o conocidos pueden decirles lo contrario, pero aun así seguirán creyendo que no se caerán.

¿Por qué si los niños tienen esa fe pura, a los adultos les cuesta trabajo solo el hecho de creer? ¿Por qué cuando empiezas un negocio, en lugar de escuchar lo fuerte que está la crisis, no haces una sociedad con Dios? ¿Por qué ante una enfermedad, crees más en la palabra de quien tiene un límite que en Aquel que venció en la Cruz? ¿Por qué necesitas ver para creer?

Quizá la respuesta está en que para ti es más fácil pensar que no tienes remedio que hacerte a la idea que tarde o temprano vencerás cualquier situación que estés pasando.

A Jesús le agrada que te avientes en Sus brazos y confíes en que no te dejará lastimarte, no por nada en Mateo 18:3 dice: “… les aseguro que para entrar en el reino de Dios, ustedes tienen que cambiar su manera de vivir y ser como niños”.

Por más difíciles que sean tus circunstancias, cree como niño; porque si usas la fe, Dios no tiene como negarse a responder.

“Aquí encontré lo que en otros lugares no”

Remedios Nicolás

“Si alguien llegó a derramar lágrimas por un engaño, fui yo al descubrir que mi esposo me engañaba. No entendía por qué había pasado eso si éramos tan felices, o al menos así lo creía. Como consecuencia, mi hijo se hizo alcohólico y mi hija cayó en depresión. Agresiones, peleas y discusiones eran el pan de cada día, pasamos muchas cosas feas hasta que nos alejamos.

¿Cómo ayudarlos si yo estaba igual o peor? Ni ganas me daban de vestirme ni de salir, descuidé mi persona.

Traté de resolver los problemas acudiendo a casas de limpias, pero pasé de estar de mal a peor: me sentía cansada, vacía y sin valor.

En la Universal, conocí la reunión del Ayuno de los Casos Imposibles y mi fe fue creciendo conforme iba participando. Entendía poco, pero obedecía y eso fue suficiente para que Dios trabajara en mi familia. Ahora somos muy diferentes, mi matrimonio se restauró, mis hijos dejaron los vicios, pudimos pagar las deudas…

Aquí encontré lo que tanto busqué y que en otros lugares no me ofrecieron: la vida que siempre quise tener”.

Quizá te interese: Cómo alcanzar la paz que viene de Dios

  • Hepatitis C
    80 % de los casos de hepatitis C son personas que se inyectan drogas

Ofrenda Online

Socorriendo a habitantes de Aguascalientes

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/siendo-como-ninos/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: