Ser cristiano y ser hombre

Ser cristiano y ser hombre

Por Social Media

Estas dos cosas están más relacionadas de lo que muchos creen

En los tiempos bíblicos, el hombre era el responsable de la vida espiritual de su hogar y se esforzaba en servir de ejemplo, con base en lo que aprendía de Dios.

En lugar de la postura imprudente de «haz lo que te digo, no lo que hago», lamentablemente tan común en muchos de los que tienen autoridad en cualquier lugar, en el hombre hebreo del Antiguo Testamento había un esfuerzo en enseñar por sus actitudes, así fueran padres, jefes e incluso reyes y dirigentes políticos. Un líder que inspira con su persona es mejor que aquel que impone una postura sin practicarla él mismo.

Cuando David estaba a punto de morir, le aconsejó a su hijo y sucesor, Salomón, lo siguiente: «Yo voy por el camino de todos en la tierra [la muerte]. Sé, pues, fuerte y sé hombre» (1 Reyes 2:2). Después, explicó qué es «ser hombre»: «Guarda los mandatos del Señor tu Dios, andando en Sus caminos, guardando Sus estatutos, Sus mandamientos, Sus ordenanzas y Sus testimonios, conforme a lo que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y dondequiera que vayas» (1 Reyes 2:3).

Con esto, David enseñaba que la voluntad humana no era suficiente, sino también seguir la de Dios para ser un hombre digno. Incluso al fallar, ya que el padre de Salomón también falló al apartarse de la voluntad del Altísimo, pero se arrepintió sinceramente y luego regresó a Sus caminos. También fue hombre al reconocer sus tropiezos y redimirse.

Con la venida del Señor Jesús al mundo, esto no cambió. Dietrich Bonhoeffer, teólogo y escritor alemán, escribió sobre ser hombre de Dios en la peor fase de su vida, preso en un campo de concentración nazi entre 1943 y 1944: «ser cristiano no significa ser religioso en determinada dirección y, bajo la presión de cualquier método, volverse algo (pecador penitente o santo), sino, al contrario, ser cristiano es ser hombre. No solo un cierto tipo de hombre, sino aquel que Cristo crea en nosotros. El acto religioso no es el que produce al hombre, sino la participación en el padecimiento de Dios en la vida del mundo».

Hoy, muchos usan los medios de comunicación para deshacer el significado de ser un hombre de verdad, erosionando la masculinidad (la saludable) poco a poco. No obstante, aquel que elige a Dios y no renuncia a Él, usa la fe inteligente en contra de ese sabotaje del mal.

Un hombre obediente a lo que Dios quiere para su vida es coherente. Él sabe que lo que aprende en la Biblia y en el Altar debe ser llevado a la vida cotidiana. Aplica la justicia y la honestidad en los negocios, en las amistades y en casa.

No es suficiente llevar a los hijos a una iglesia para que se formen futuros cristianos. Es necesario ser aquel hombre que Bonhoeffer señaló y que los niños se reflejarán en él. Los pequeños se inspiran en actitudes como el cariño y respeto que el hombre demuestra por su esposa, los buenos modales, el deseo de aprender, el profesionalismo, el uso inteligente del dinero y la firmeza en contra de las adicciones. La mejor manera de formar a los buenos hombres del futuro es, antes que todo, ser una sola persona, como Dios te creó para serla.

  • Nuevos horarios
    Consulte los horarios en su Estado

Ofrenda Online

La pobreza se apodera de este Pueblo Mágico


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/ser-cristiano-y-ser-hombre/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: