Sepa cómo murieron los apóstoles de Jesús

Sepa cómo murieron los apóstoles de Jesús

Por Departamento Web

En el periodo en que el Señor Jesús permaneció en forma de hombre en la Tierra, estuvo enseñando, sobre todo, a los discípulos. La convivencia con el Salvador fue algo que transformó sus vidas para siempre. Ellos fueron tan cambiados por la Verdad, que aceptaron dar la vida por ella.

Una de las garantías que un cristiano puede tener durante su vida en este mundo es la de que será perseguido a causa de su fe:

“Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Timoteo 3:12).

Sin embargo, nada de lo que sufra podrá separarlo de Dios:

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?” (Romanos 8:35).

Si le preguntaran, en este momento, si usted está listo para morir con Cristo, ¿cuál sería su respuesta?

Bien, asumir la fe en el Señor Jesús es estar listo para la muerte:

“Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero” (Romanos 8:36).

Los apóstoles tenían esa conciencia.

Vea a continuación cómo fue la muerte de cada uno de ellos:

Esteban: fue el primer mártir. Murió porque predicó con fidelidad el Evangelio a los asesinos y a quienes entregaron a Cristo, que se quedaron tan furiosos que lo expulsaron a fuera de la ciudad y lo apedrearon.

Santiago, hijo de Zebedeo: por orden de Herodes, fue preso y decapitado, siendo el primero de los apóstoles en recibir aquel cáliz que él mismo le había dicho al Salvador que estaba dispuesto a beber (Mateo 20:22).

Felipe: fue uno de los primeros en ser llamado por Jesús. Los historiadores afirman que él predico en Frigia y fue apedreado hasta la muerte.

Santiago, hijo de Alfeo: de acuerdo con escritos antiguos, fue martirizado a los 99 años, apedreado y golpeado en la cabeza.

Bernabé: fue torturado, arrastrado con una cuerda a su pescuezo y después quemado vivo.

Marcos: los relatos cuentan que los paganos lo arrastraron por las calles de Alejandría, al punto de ser despedazado.

Simón Pedro: fue condenado a muerte y crucificado en Roma por orden de Nerón, y él mismo pidió que fuera crucificado de cabeza, pues no se sentía digno de ser crucificado de la misma manera que el Señor Jesús.

Pablo: el que antes era perseguidor, ahora era perseguido. Fue decapitado por orden del emperador Nerón.

Andrés: predicó el Evangelio en muchas naciones de Asia, pero fue preso en Acaya y crucificado en cruz en forma de “X”.

Natanael: aquel de quien Jesús dijo: “He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño” (Juan 1:47), fue desollado vivo y después crucificado de cabeza.

Tomás: murió en India, lanzado a un horno.

Mateo: según algunos historiadores, él fue clavado en la tierra y decapitado en Etiopía.

Simón, el zelote: fue crucificado.

Matías: fue aquel que quedó en el lugar que dejó Judas. Algunos registros cuentan que él fue acusado de haber blasfemado contra la Ley, siendo sentenciado por eso por el sumo sacerdote a ser amarrado en una cruz, apedreado y, por último, decapitado.

Lucas: los relatos cuentan que él fue colgado del pescuezo en un olivo por idólatras en Grecia.

Juan: llegó a ser lanzado en una caldera de aceite hirviendo, pero escapó de forma milagrosa. Después fue enviado a la isla de Patmos, lugar destinado a los peores infractores, donde recibió la visión del Apocalipsis. Fue liberado de allá. Fue el único apóstol que escapó de la muerte violenta, muriendo de vejez.

Por más que intentaron impedirles hablar de las Buenas Nuevas, los apóstoles se rehusaron y seguían proclamando la Salvación en Cristo, aún en medio de las presiones.

Ellos creían en la Palabra que dicen:

“Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros” (Mateo 5:11-12).

Tenían la plena certeza de que los esperaba en la Eternidad, y de que compensaba cualquier pérdida que sufrieran aquí en la Tierra, incluso de la propia vida.

Analice su fe. ¿Esta ha sido firme en los buenos momentos o aún en medio de todas las tribulaciones esta no se tambalea?

  • sobre el anticristo
    Lo que necesitas saber sobre el anticristo

Ofrenda Online

30 de enero: Gran distribución gratuita del Aceite Sagrado

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/sepa-como-murieron-los-apostoles-de-jesus/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: