Santo Culto online: ¿Cómo liberarse del peso del pecado?

Santo Culto online: ¿Cómo liberarse del peso del pecado?

Por Departamento Web 2

Durante el Santo Culto online del pasado 16 de agosto, el obispo Franklin Sanches explicó la importancia del sacrificio del Señor Jesús en la cruz para liberarse del pecado.

Antes de la venida del Señor Jesucristo, ningún hombre, ni siquiera los profetas, los reyes, tenían derecho a entrar al Santísimo Lugar. Era un lugar tan santo que solo el sumo sacerdote podía entrar una vez al año para poder presentarle a Dios las oraciones del pueblo.

«Cuando Jesús vino, fue llamado Cordero de Dios, ¿por qué? Porque antes de que el hombre se acercara a Dios, era necesario presentar el sacrificio de un animal que no podía tener ningún defecto. Una vez aceptado el animal, entonces, lo sacrificaban, lo ponían en el Altar y era quemado. Al consumirse, el sacerdote agarraba las brasas y entraba al Santo Lugar. Ahí, había incensario. Si el sacrificio presentado por la persona era perfecto, entonces, el humo del incensario subía verticalmente, pero si no era aceptado, se esparcía horizontalmente, porque Dios no había aceptado aquel sacrificio», explicó el obispo Franklin.

En el momento en que el Señor Jesús estaba muriendo en la cruz, dijo: «¡Consumado es!». Después de eso, la Escritura dice que el velo del templo se rasgó de arriba hacia abajo. Eso significaba que, en Jesús, todas las personas pueden entrar en la presencia del Dios Santísimo, no solo el sumo sacerdote o el obispo, por ejemplo. «A través del Señor Jesucristo, todos podemos entrar en el Santo Lugar, no importa quién sea usted.

Cuando se arrepiente de sus pecados y se entrega al Señor Jesús con todo su corazón, también tiene derecho a entrar en la presencia del Dios Todopoderoso. Es decir, la única manera para que usted llegue a Dios es a través de Jesús», agregó el obispo.

«Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo que Él inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne, y puesto que tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, teniendo nuestro corazón purificado de mala conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura.» (Hebreos 10:19-22).

A través del sacrificio que el Señor Jesús hizo en la cruz, de la sangre que derramó por nosotros, podemos acercarnos a Dios con corazón sincero. Por lo tanto, de acuerdo con el obispo, «puede hablar directo con Él, en plena certidumbre; es decir, tengo certeza de que Él me está escuchando. Por ejemplo, no siento la presencia de Dios, pero tengo certeza de que Él está aquí, porque Él prometió que estaría. Eso me da plena certidumbre de fe.

Pero, cuando la persona vive en el pecado, este no la deja vivir con certeza. El pecado provoca duda, inseguridad. En el momento que ella ora, inmediatamente la conciencia la acusa, no logra relacionarse con Dios. Sin embargo, cuando se arrepiente del pecado (no importa cuál), entonces, la conciencia se limpia; y aunque el diablo acuse, usted dice: «Es verdad, lo hice, pero me arrepentí y la sangre de Jesús me lavó de ese pecado»».

Muchas personas no logran relacionarse con Dios porque su conciencia está intranquila por los errores que cometieron y todavía no los confiesan. Pero cuando los confiesa de todo corazón, el perdón es otorgado en el momento, la sangre de Jesús le lava, ante Dios está limpio.

«A veces, las personas no logran relacionarse con Dios porque el diablo siempre las acusa y la persona dice: «Dios no me va a aceptar, porque mi pasado es un pasado muy sucio». Pero la Sangre de Jesús lava cualquier pecado, no hay pecado que la sangre de Él no limpie», agregó.

Haciendo mención de que es la última semana del Ayuno de Daniel, el obispo Franklin destaca que es muy importante limpiarse: «Si hay un pecado, déjelo. Si hay una cosa que usted no confesó, confiéselo, arrepiéntase y límpiese de su pasado, porque Dios quiere morar en usted en la persona del Espíritu Santo.

Pero, para que Él entre, es necesario que se limpie, se lave. Deje atrás su pasado y esta semana dedíquese al máximo a buscar, a orar, a ayunar, a pedirle a Dios: «¡Oh, Dios! Yo quiero Tu Espíritu dentro de mí». Porque cuando el Espíritu Santo entra en su vida, empieza a ser una persona nueva, todo cambia para usted. Pero ese cambio empieza adentro», finalizó.

  • dejar de fumar
    ¿Por qué es difícil dejar de fumar?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/santo-culto-online-como-liberarse-del-peso-del-pecado/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: