Salva a tu familia en el Arca de Dios

Salva a tu familia en el Arca de Dios

Por Departamento Web 2

El Desarrollo Integral de la Familia (DIF), refiere que en los últimos años la desintegración familiar, en el país, se ha agudizado. Menciona que las principales causas son: violencia en el hogar, conflictos económicos, adicciones, dificultades en la convivencia o problemas relacionados a la conducta de los hijos.


Pero ¿será posible cambiar este panorama? ¿Será posible ponerles fin a estos problemas que están terminando con el núcleo familiar? Sí, dicen que la fe mueve montañas y, mientras haya alguien dispuesto a usar la fe para luchar por los suyos y pedirle al Señor la protección, se pueden rescatar a los seres queridos.

Así sucedió con Noé en el pasado. La humanidad se había corrompido demasiado y Dios había dispuesto acabar con todo mediante el diluvió; sin embargo, la rectitud de Noé delante de Dios, hizo que Él tuviera misericordia y Noé pudo salvar a su familia: «Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación» (Génesis 7:1).


Ahora no es diferente, tu puedes salvar a tu familia de la ola de dificultades que terminan con millones de hogares en el mundo entero. Del 9 al 16 de febrero en todas las Universal del país estaremos clamando por las familias, puedes traer las fotografías de tus seres queridos para ser puestas en el Arca, ya que no solo se estará pidiendo por su protección sino también por la salvación de su alma.


Si quieres ser parte de este propósito de fe, te esperamos el Templo de los Milagros ubicado en Av. Revolución núm. 253. col, Tacubaya.


«Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se veían, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe» (Hebreos 11:7).

«Recuerdo que, desde niña, peleaba mucho con mi madre y ella me golpeaba sin ningún motivo, ¡llegué a pensar que me podía matar a golpes! Crecí con mucha tristeza y rencor hacia ella; por eso, cuando me intentó pegar nuevamente —en ese entonces, yo ya tenía 13 años—, no se lo permití e, incluso, me defendía agrediéndola también, fuera física o verbalmente.
Mi dolor ya no lo podía desahogar con llanto e intenté aliviarlo cortándome el cuerpo o con tentativas de suicidio, cuatro para ser exacta. Cuando más rechazada y sin esperanzas me sentía, conocí la Universal. Desde el primer contacto, tuve paz y, tras las prédicas y oraciones, dejé de odiar a mi madre. Ahora, tras un proceso, nuestra relación familiar es hermosa.
Hoy en día, puedo decir que mi familia y yo estamos bajo el cuidado de Dios.» -Itzel Escalona

«Después de 10 años de casados, descubrí que mi esposo me era infiel. Fue un golpe emocional muy duro, pues era la persona en la que puse toda mi confianza y en quien me apoyaba. Como era de esperarse, caí en un cuadro depresivo. A este problema se le sumó que mi hijo se volvió adicto a las drogas y el alcohol, y a mi hija la maltrataba su marido.
Yo me sentía muy mal, ¡desesperada! Por más que buscaba una explicación para tanto sufrimiento, no la encontraba, Pero, lo que sí encontré fue la ayuda de Dios, cuando me invitaron a participar en el Templo de los Milagros. Conformé iba a las reuniones, clamé por mi familia y no dejé de hacerlo hasta verlos cambiados. Hoy hay amor y respeto en mi hogar y en mi matrimonio. ¡Me siento plena!
Por si fuera poco, mi hijo superó las adicciones y mi hija es feliz.» -Mayte López

«A raíz de que me despidieron de mi empleo, empecé con problemas económicos, como tener solo dos tortillas duras y queso en el refrigerador para que mi esposo y yo nos alimentáramos. Él tenía empleo, pero le pagaban muy poco. Eso me deprimió. Poco a poco, empeñamos nuestras pertenencias para conseguir un poco de dinero para comprar alimento. ¡Era muy humillante!
Me sentía tan frustrada que, a toda costa, buscaba pelear con mi marido. También golpeaba y lastimaba mi cuerpo. Además, me sentía inferior a los demás, pensaba que si me moría sería lo mejor. Pero, en esos días, supe de la Universal, fui y escuché en la reunión que yo valía y que era capaz de salir adelante. Así lo logré conforme fui perseverando. Hoy soy feliz junto a mi esposo.
De igual forma, conseguí un empleo y estoy emprendiendo un negocio propio. Ahora las lágrimas que derramo son de alegría por todo lo que Dios nos ha dado.» -Carolina Ruiz

  • trauma
    ¿Alguna vez has pasado por un trauma en tu vida?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/salva-a-tu-familia-en-el-arca-de-dios-2/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: