«¡Quiero tener paz!»

«¡Quiero tener paz!»

Por Departamento Web 2

«Ni el dinero, ni una pareja ni ningún tipo de riqueza puede saciar el alma», explicó el obispo Franklin Sanches durante el Santo Culto del pasado domingo 19 de junio.

El propio Jesús habló sobre este tema en Su Palabra:

«También les refirió una parábola, diciendo: La tierra de cierto hombre rico había producido mucho. Y pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, ya que no tengo dónde almacenar mis cosechas? Entonces dijo: Esto haré: derribaré mis graneros y edificaré otros más grandes, y allí almacenaré todo mi grano y mis bienes.

Y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes depositados para muchos años; descansa, come, bebe, diviértete. Pero Dios le dijo: ¡Necio! Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora, ¿para quién será lo que has provisto? Así es el que acumula tesoro para sí, y no es rico para con Dios» (Lucas 12:16-21).

En la actualidad, muchos atribuyen su infelicidad a que no les ha ido bien en el amor, a que no poseen bienes materiales, etc. O puede que incluso lo tengan todo. No obstante, la realidad es que una persona es infeliz porque no tiene el Espíritu Santo. «Sin Él, su alma nunca tendrá paz», afirmó el obispo.

Y es que somos un cuerpo, pero en realidad, nuestra alma es la que siente tristeza, depresión, odio, resentimiento, rencor; el alma siente ese dolor. El obispo Franklin agregó que «la prueba está en que, si usted toca a un muerto, este no siente nada, puede hasta lastimarlo, pero él no siente, porque no tiene alma».

Entonces, el alma es lo que le hace al ser humano sentir. Por ejemplo, «usted puede tener un marido maravilloso, pero si su alma no tiene la presencia de Dios, no se sentirá feliz con él. Por eso es que muchas personas cambian de pareja seguido, pues creen que es su compañero quien no las hace felices. O como un hombre, que piensa que tener a otra mujer será mejor que tener a su esposa», afirmó.

El alma, siendo insaciable, siempre usará el cuerpo de la persona para intentar satisfacerse, para intentar tener paz, como ocurre con las personas que consumen sustancias tóxicas. Pero no hay nada en esta vida que proporcione felicidad, sino solamente la presencia de Dios.

«Si usted tiene al Espíritu Santo va a tener esa paz que busca. ¿Sabe por qué? Porque Él le da a su alma la garantía de la salvación eterna», comentó.

Esa desesperación del alma, esa búsqueda del alma por querer sentir placer o paz, es porque ella sabe que está perdida, «ella sabe que, si muere en la situación en la que se encuentra, irá al infierno». Por ejemplo, cuando su cuerpo no está bien, manda un aviso en forma de dolor, para notificar que algo está mal. Así pasa con el alma, el vacío, tristeza, llanto y ganas de desaparecer son una señal de que ella está perdida, que necesita salvación, algo que solo el Señor Jesús puede darle.

Él le da una oportunidad hoy, la mayor de su vida, para que usted sea salvo y encuentre esa felicidad. Y no importa si surgen problemas, pues siempre los hay, cuando el alma se encuentra con Jesús, ella encuentra la paz.

Lee también: La actitud atrevida que Dios espera de usted

  • en ruinas
    Su vida está en ruinas, pero no por los problemas, sino por esta razón

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/quiero-tener-paz/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: