¿Quién eres delante de ti misma?

¿Quién eres delante de ti misma?

Por Departamento Web 2

Reconocer las dificultades con honestidad y presentárselas a Dios es el camino para tener un cambio interior y no dejarse seducir por el error

En todo momento la mujer está enviando mensajes a través de su comportamiento, pero muchas han sido entrenadas, por sus propias situaciones de vida, para fingir. Hay quienes fingen estar felices, o bien, que les agrada una persona, que están comprometidos en una actividad e incluso que son de la fe. Y así es como llevan su vida.

Sin embargo, se debe resaltar que, aunque aparentemente es sencillo engañar a quienes están a nuestro alrededor, lo que incluye a un cónyuge y familiares cercanos, es imposible engañar a Dios y a uno mismo. Incluso el Propio Dios habló de cómo ve al ser humano: «Porque el Señor no mira lo que mira el hombre: El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero el Señor mira el corazón» (1 Samuel 16:7).

Entonces, no importa lo que muestra tu apariencia o comportamiento, porque Dios ya está consciente de lo que está sucediendo en lo más profundo de su ser. Y si hay algo difícil de hacer es enfrentarse al propio corazón, pero es necesario mirarlo con sinceridad y humildad para no llegar al error. La sinceridad no solo es exponer lo que estamos sintiendo, sino observar quiénes somos realmente. Es muy fácil observarnos basándonos en lo que encontramos, pero difícilmente observamos basándonos en lo que es justo.

Este tipo de situación es muy clara ante un conflicto con otra persona. En casos como este, la tendencia del ser humano es sentirse justo y exponer sus argumentos, pensando que hay sinceridad en ellos. Sin embargo, al enfrentar todo de esta forma, como si siempre fuera correcto, la persona pierde la oportunidad de cambiar, de superarse y de convertirse en alguien mejor.

Te recomendamos: Mantente lejos de este tipo de persona, por tu bien

La Biblia describe a David como un hombre conforme al corazón de Dios. Él no era perfecto, pero sabía lo que estaba mal en su interior y no tenía miedo de exponerse delante de Dios en busca de ayuda. En 2 Samuel 22:24 David declara: «También fui íntegro para con Él, y me guardé de mi iniquidad». David vio lo que había en él, dentro de su pensamiento, lo que sentía y lo que quería. Pero se abstuvo de todo esto porque estaba ante Dios. Y surge una pregunta: ¿quién has sido?

La recompensa de lo Alto

Dios no exige perfección de los seres humanos, pero valora la sinceridad y hasta recompensa al que se mueve por ella, como dice David en la Palabra de Dios: «Por tanto el Señor me ha recompensado conforme a mi justicia, conforme a mi pureza delante de sus ojos» (2 Samuel 22:25).

De esta forma es evidente que Dios retribuye a quienes reconocen sus dificultades y quieren corregirse delante de Él. El cambio dentro de una persona solo ocurre cuando en verdad quiere cambiar para agradar al Propio Dios y no a otra persona. Cuando quieres cambiar para Dios, realmente estás siendo sincera y racional, porque Dios ve lo más profundo de tu ser. Él ve todas tus imperfecciones y cuando quieres cambiar es porque eres consciente de que Él está al tanto de todo lo que sucede dentro de ti. También demuestra que crees en Dios, no en un Dios que solo atiende necesidades, sino en Aquel que valoras y que te valora.

También puedes ver: Solteras: no tropiecen con su libertad

  • septiembre amarillo
    Septiembre amarillo: el mes del combate al suicidio

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/quien-eres-delante-de-ti-misma/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: