Puede que te estés saboteando

Puede que te estés saboteando

Por Departamento Web 2

El autosabotaje o autoboicot es un proceso, a veces inconsciente, que pone a una persona contra sus propios pensamientos. Ella se interpone en su propio camino e incluso se castiga, lo que puede retrasar o incluso impedir una conquista.

«Esto es común, aunque imperceptible para la mayoría», revela la psicóloga Thaiana Brotto. «Y puede tener un efecto devastador en la vida personal y profesional».

Según ella, «una serie de comportamientos en los que creamos problemas nos impiden alcanzar un objetivo. Actuamos inconscientemente en sentido contrario a nuestras necesidades y deseos». Ella explica que el origen del trastorno suele ser traumas de la infancia o la adolescencia en el núcleo familiar: «incluso sin saberlo y sin querer, los familiares acaban trayendo sentimientos de culpa, rechazo y abandono, entre muchos otros».

La psicóloga advierte que este comportamiento es grave y puede derivar en enfermedades como depresión, trastornos de ansiedad, obesidad, enfermedades cardíacas e incluso diabetes. «En casos más extremos, la automutilación aparece como una forma de castigarse y acabar con las posibilidades de felicidad y éxito».

Es importante que el autosaboteador perciba la gravedad de la situación y comprenda que necesita ser tratado. La especialista dice que el miedo a cometer errores suele ser el mayor saboteador. Pero hay otros signos importantes.

Cómo te ves

La autoimagen que cultivamos juega un papel fundamental para romper el ciclo del boicot. «Para cambiar las creencias que le impiden alcanzar sus objetivos y autorrealizarse, debe comprender que la forma en que se ve a sí mismo determina la calidad de sus experiencias», dice Thaiana. «En otras palabras, para librarse del autosabotaje, es necesario nutrir una imagen positiva de uno mismo que fomente la confianza en uno mismo y el amor propio a través del autoconocimiento, la inteligencia emocional (que ayuda en el control de las emociones) y la implementación de hábitos positivos. (que ayudan a cuidar nuestro estado de ánimo)».

¿Ya leíste? A este tipo de persona ni Dios la puede ayudar

Thaiana explica que, al dar un sentido más optimista a los eventos pasados y presentes de la vida, la persona consigue cambios en su estado de ánimo y el carácter de sus emociones. «Con el estado de ánimo ajustado, se vuelve más fácil y posible enfrentar los desafíos de la vida y hay más motivación para las acciones que deben tomarse. Usted sabrá identificar los pensamientos saboteadores y tendrá las herramientas necesarias para cambiar esa percepción», explica.

Thaiana revela que «solo a través del autoconocimiento podrá identificar lo que le motiva o molesta, le causa miedo y le deja inseguro. Pero, principalmente, cuando los pensamientos destructivos son irreales, una distorsión de la verdad».

Según Thaiana, «para que el autosabotaje permanezca controlado y minimizado, es importante y conveniente que usted comprenda sus creencias y su forma de ver el mundo. A menudo, las creencias y valores limitantes solo existen en su mente y, como resultado, ocurren consecuencias negativas en su vida», concluye.

Fe

Esto tiene que ver con la forma en que la gente ve tu fe, como explicó una vez el obispo Edir Macedo en una reunión en Soweto, Sudáfrica: «la fe no es un sentimiento, no es una emoción, sea bueno o malo. Debe usar su palabra para sacar este problema de su vida. Incluso si tiene muchos problemas, debe decir: “Dios está conmigo”. Con eso en mente, puede transformar lo que parece ser una mala situación en una positiva».

Algunos signos de autosabotaje

Adicciones: muchas veces la persona se sabotea con el uso frecuente de drogas, alcohol y atracones alimenticios.

Negatividad: Uno de los principales síntomas es mirar siempre el lado negativo de cada situación. Esto hace que la persona no disfrute de sus logros, no vea progreso y no crea que suceden cosas buenas en su vida. Esta actitud genera pérdida de concentración y hace que la persona no dirija su atención de manera adecuada.

Miedo a equivocarse: hasta cierto punto, el miedo puede ser saludable, pues evita que nos arriesguemos en situaciones de peligro. Pero quienes viven saboteándose a sí mismos tienen miedo constante de equivocarse. Dejan de asumir tareas porque creen que no sabrán desempeñarlas o piensan que no son dignos de ellas.

Procrastinación: tal vez este sea el signo más clásico. Interfiere con la productividad y el desempeño personal y profesional. El resultado es un alto grado de estrés generado por alejarse de los objetivos y tener que manejar demasiadas tareas dentro del plazo.

Autosuficiencia exagerada: querer continuar con todo hace que una persona se sienta en control, pero también la sobrecarga. Por querer mantener un patrón de resultados, no delega roles. Más tarde, la excusa del fracaso será: «No podría hacerlo todo yo solo».

Comparación con los demás: el césped del vecino siempre parece más verde. Pero no sabemos cómo es la vida de la otra persona porque no nos quedamos con él todo el tiempo. Esto nos hace creer en la inferioridad que nuestra mente crea pero no existe.

También puedes ver: Emprender: ¡supera el miedo!

  • mudanza
    Cómo organizarte para una mudanza

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/puede-que-te-estes-saboteando/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: