Programas y series animadas: cuando la ficción se vuelve «realidad»

Programas y series animadas: cuando la ficción se vuelve «realidad»

Por Departamento Web 2

Existe una relación muy estrecha entre las series animadas y el comportamiento actual de algunas personas

Las series de televisión, las películas, los videojuegos y los dibujos animados fueron creados como fuente de entretenimiento, diversión y educación.

En cuanto a los dibujos animados, los hay de todos los tipos: para niños, para adolescentes, para adultos, con violencia, con material explícito… Y sin importar la edad algunos pasan horas frente a la pantalla consumiéndolos.

De acuerdo con la revista de psicología La Mente es Maravillosa los humanos naturalmente sentimos agrado por todo tipo de material audiovisual. En especial por lo que es animado, un gusto que se desarrolla a una corta edad. Su color, movimiento y sonido llaman la atención de nuestro cerebro.

Además, se ha dicho que las caricaturas tienen efectos educativos en los niños, pero también existen algunos riesgos: «los dibujos animados tienen fama de educativos y en buena medida lo son. Sin embargo, la naturaleza de esta educación no es tan clara, ya que en muchos abunda la violencia», explica la revista.

Los expertos explican que estos programas no tienen nada de malo ya que están elaborados especialmente para menores de edad. Pero consumirlos en exceso está asociado con la ansiedad, la incapacidad creativa, la agresividad y la búsqueda de sensaciones y emociones muy extremas.

Te puede interesar: ¿Cómo tener la mente de Cristo?

«El impacto emocional de los dibujos animados se basa en lo visto en la pantalla. En la mayoría de los casos esas sensaciones son negativas, como la pena y la rabia. Sobre todo, cuando termina el capítulo o la película y se debe regresar a la vida “normal” y cumplir con las obligaciones cotidianas», remarcaron los autores de la revista.

Fuera de la realidad

Sin embargo, hay personas que desarrollan cierta fascinación por personajes o historias. Y es tanta la obsesión que terminan trayéndolos a la vida real. Los especialistas explicaron que existen personas que adoptan la personalidad de estos y terminan actuando de la misma forma. Incluso pueden llegar a herir a familiares o amigos tratando de imitar a un superhéroe o personaje con poderes.

Los menores son los más afectados: «pueden no saber discernir lo que es realidad de lo que es ficción, causando problemas en su vida diaria y en sus relaciones con los demás», dijo la psicóloga Gema Sánchez Cuevas en un artículo.

La especialista destaca que el consumo excesivo de este material puede afectar el aprendizaje. Pues inducen a una pasividad cognitiva que disminuye la habilidad de concentrarse y de aprender contenidos nuevos.

Finalmente, la experta recomienda reducir el tiempo que pasamos frente a una pantalla, especialmente los menores de edad. E incentivarlos a realizar otro tipo de actividades además de explicarles que nada de lo que ven en las caricaturas es real.También puedes ver: Ayuno de Daniel: ¿qué contenido consumir en este periodo?

  • su alma
    Si muere… ¿a dónde va su alma?

Ofrenda Online

El reflejo de la gran destrucción económica


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/programas-y-series-animadas-cuando-la-ficcion-se-vuelve-realidad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: