¿Por qué las mujeres son más propensas a estresarse?

¿Por qué las mujeres son más propensas a estresarse?

Por Departamento Web

Las mujeres tienen un sistema hormonal muy distinto, esto implica que sean más emocionales y se desgasten más.

Encontrar el equilibrio en un mundo donde las mujeres deben ejercer diversos papeles en su día a día, las pone en una situación de vulnerabilidad para el estrés debido a que su forma de responder a los problemas es diferente a la de los hombres. Además, al tener un sistema hormonal muy distinto, implica que sean más emocionales y se desgasten más.

“Muchas mujeres deciden embarcarse en la aventura de compatibilizarlo todo, intentando tenerlo bajo control. Así, se exponen diariamente a elevadas demandas cruzadas, tanto en el trabajo como en sus casas y con sus hijos, experimentando altos niveles de estrés crónico”, explica Nuria Javaloyes, psicóloga del Hospital Quirónsalud Torrevieja de España.

Mientras que algunos de los efectos del estrés son iguales tanto para hombres como para mujeres, al sexo femenino le puede afectar en:

  • Cefaleas y migrañas
  • Malestar estomacal
  • Dificultades cardíacas
  • Problemas de fertilidad y en el ciclo menstrual
  • Depresión y ansiedad

Entonces, ¿qué hacer con el estrés?

Si bien este padecimiento se ha convertido en el mal del siglo y todos pasaremos por al menos un episodio a lo largo de nuestra vida, los expertos en salud recomiendan ciertas medidas para lidiar con él, como:

  • Dormir ocho horas diarias
  • Realizar actividad física
  • Respirar profundamente
  • Dieta equilibrada
  • Evitar fumar o beber
  • Organizarse
  • Hablar con amigos o familiares sobre el problema
  • Buscar ayuda profesional en caso de ser necesario

Mientras que el estrés emocional se refleja en alteraciones de humor o angustia, las señales del estrés físico son cansancio constante, sueño excesivo y dificultades para concentrarse.

“Por las deudas, caí en depresión”

Julia Espinosa sabe muy bien lo que el exceso de preocupación y estrés te puede causar, pues, por lo mismo, pasaba hasta un día entero sin dormir, como nos cuenta. 

“Mi vida era un caos ya qué además de perder mi estabilidad económica por las deudas, caí en depresión. El millón de pesos que debía más mis pocas posibilidades de pagar tal cantidad me obligaron a dejar mi casa, mudarme con mis hermanos y subsistir con la ayuda de los demás.

La situación me preocupaba tanto que tuve insomnio, ¡pasaba hasta 24 horas sin dormir! ‘¿Cómo salir adelante si aun con trabajo y negocio no lograba ni solventar los altísimos intereses?’, pensaba mientras lo único que se me ocurría era sacar a mis hijos de la escuela porque ni para sus estudios tenía. 

Al no comprender qué pasaba, cometí un error: me acerqué a los brujos. Sin embargo, todo empeoró —veía bultos, los lugares donde yo estaba olían feo, escuchaba voces extrañas—, era un tormento”, explica.

Dios no deja sin respuesta a quien le clama, y Julia Lo encontró asistiendo a la Universal: “Enseguida noté cambios, se me quitaron los sentimientos negativos que tenía contra los demás y, poco a poco, fui libre de los problemas espirituales.

Cuando me hablaron de la Hoguera Santa, decidí obedecer la voz de Dios y usé la fe para recuperar mi casa, eso me dio tanto confianza como fuerzas de seguir haciendo votos con Él, pero sabía que si no tenía el Espíritu Santo, jamás me sentiría completa, así que hice todo lo que estuvo de mi parte para tenerlo: me enfoqué en Él, renuncié a mi carácter, costumbres, tradiciones y a aquello que no le agradaba a Dios para poder guiarme en lo espiritual”.

Lea también: Las mujeres son más propensas a morir de sobredosis

El antes y el después

No basta decir que nosotros cambiamos, la gente que está a nuestro alrededor se tiene que dar cuenta, a veces, sin que nosotros lo comentemos, como pasó con Julia: “Al dejar mi ego en el Altar, mi familia se dio cuenta del cambio que hubo en mí. Emanaba paz, tranquilidad y tenía un gozo inexplicable.

A partir de ahí, la historia de mi vida dio un giro y las bendiciones llegaron por sí solas. Compré un auto de lujo, pagué mis deudas, remodelé mi casa. Ahora viajamos, comemos donde queremos, le di a mis hijos la vida que siempre soñé y fui al Templo de Salomón en Brasil.

El regalo más maravilloso y el cual no cambio por nada es la Presencia de Dios. Ella me reestablece, me guía, me da dirección, ¡es lo que más valoro! Poseo muchas cosas, pero lo más valioso que tengo es el Espíritu Santo”, finaliza Julia con una sonrisa que muestra que ahora su realidad es distinta a lo que fue en el pasado.

Lea también: Las mujeres desarrollan más problemas visuales que los hombres

  • marihuana
    ¿Cómo saber si tu hijo consume marihuana?

Ofrenda Online

La COVID-19 agudiza pobreza de jornaleras en Colima


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/por-que-las-mujeres-son-mas-propensas-a-estresarse/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: