Parece locura pero trae resultados

Parece locura pero trae resultados

Por Departamento Web 2

«La Hoguera Santa tiene un propósito, es el cambio de altar», dijo el obispo Franklin el pasado domingo 3 de julio. Pero ¿qué significa esto? «El altar representa el lugar en el que uno coloca su vida. Para algunos, el altar es su marido, para otros es el trabajo, el dinero», explicó.

Jesús dijo que no se puede servir a dos señores, es decir, no es posible estar en dos altares. De acuerdo con el obispo, «hay personas que no han comprendido eso y, aun estando dentro de la iglesia no han entregado su vida en el altar de Dios, continúan viviendo a su manera. No obstante, por eso es que muchos viven una vida llena de dolor», agregó.

¿Sabe cuál fue el secreto de Elías? Su obediencia a Dios. Él nunca hizo nada a su manera, sino que actuó conforme a lo que Dios le había encomendado. «Cuando una persona comprende esto, ella tendrá seguridad en todos los aspectos», dijo.

Cambiar de altar es tomar la decisión de entregarle la vida entera a Él, pues Jesús no quiere solo un pedazo de su vida, Él quiere su vida completa, cuando eso sucede su vida cambia de verdad.

Tal vez usted hoy tiene la vida en ruinas, en la miseria, con el matrimonio destruido, sin esperanzas, solo piensa en morir… Pero lo que Dios quiere hacer con su situación va más allá de lo que pueda imaginar. «Si coloca la voluntad de Dios por encima de la suya, Dios lo va a sacar de las deudas, de vivir de arrimado».

«Entonces Elías dijo a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el pueblo se acercó a él. Y reparó el altar del Señor que había sido derribado. Elías tomó doce piedras conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, a quien había venido la palabra del Señor, diciendo: Israel será tu nombre. Y con las piedras edificó un altar en el nombre del Señor e hizo una zanja alrededor del altar, suficientemente grande para contener dos medidas de semilla. Dispuso después la leña, cortó el novillo en pedazos y lo colocó sobre la leña» (1 Reyes 18:30-33).

Elías no edificó el altar para un familiar o para un muerto. Tampoco lo hizo para su propia gloria o para ganar algo para sí mismo, sino para el Señor. Asimismo, iba haciendo todo conforme al orden que Dios le indicó: primero reconstruyó el altar, después hizo el sacrificio.

«Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua y derramadla sobre el holocausto y sobre la leña. Después dijo: Hacedlo por segunda vez; y lo hicieron por segunda vez. Y añadió: Hacedlo por tercera vez; y lo hicieron por tercera vez. El agua corría alrededor del altar, y también llenó la zanja de agua. Y sucedió que a la hora de ofrecerse el sacrificio de la tarde, el profeta Elías se acercó y dijo: Oh Señor, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, que se sepa hoy que tú eres Dios en Israel, que yo soy tu siervo y que he hecho todas estas cosas por palabra tuya» (1 Reyes 18:34-36).

Cabe mencionar que en esa época hubo una sequía de 3 años; ahora imagine la situación, Elías estaba haciendo lo que para otros era una locura, pues entregó el animal del sacrificio, que representaba el alimento y, el agua, que era lo que la gente más requería, representando la necesidad del pueblo.

«Respóndeme, oh Señor, respóndeme, para que este pueblo sepa que tú, oh Señor, eres Dios, y que has hecho volver sus corazones. Entonces cayó el fuego del Señor, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y lamió el agua de la zanja» (1 Reyes 18:37-38).

Elías era diferente, todo lo que hizo fue obedecer al Señor, seguir la Palabra de Dios. «Algunos no quieren obedecer Su Palabra, sino hacer las cosas a su manera. Por ejemplo, la Biblia dice que necesitamos bautizarnos en las aguas, y hay quien diría: “ah, no, yo no estoy listo”, pero en realidad se trata de obediencia, y la obediencia exige sacrificio», explicó el obispo. Y si usted quiere cambiar su vida, necesita obedecer a Dios. Cuando lo obedecemos, llega a nosotros una certeza de que Dios va a bendecir.

La respuesta de Dios para Elías fue contundente y así como descendió en ese entonces, Él quiere descender en su vida para que todos puedan ver a Jesús a través de usted; «no solo verán que prospera económicamente, también que usted cambió, que su matrimonio fue reconstruido, que usted tiene paz», finalizó.

Lee también: Su vida está en ruinas, pero no por los problemas, sino por esta razón

  • recuperar
    ¿Puedo recuperar lo que perdí?

Ofrenda Online

¡Conéctate con nosotros!

comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/parece-locura-pero-trae-resultados/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: