No sea explosivo

No sea explosivo

Por Departamento Web

Si usted cede a la ira, deja muy claro que las emociones son las que mandan, además causan situaciones de las cuales se arrepentirá a futuro

Es probable que usted recuerde la siguiente escena: en la película Volver al futuro 2, el personaje Marty McFly (Michael J. Fox) es llamado cobarde al ser provocado para una carrera ilegal de automóviles en un semáforo. Pero, en el momento crucial, él no acelera y evita un accidente serio en el cruce. Él sabía que aquel accidente le causaría una herida que le costaría los movimientos de una de las manos, pues, para quien no lo recuerda, él viajaba en el tiempo y pudo verse en el futuro.

Hasta entonces, Marty se había metido en muchas peleas (y conducido a peores) por no contenerse cuando alguien cuestionaba su valentía. La sangre hervía en sus venas y perdía la razón, pues dejaba que la emoción aflorara. A partir del momento en el que rechazó participar en esa carrera, cambió su temperamento. Marty estaba madurando.

Nosotros no tenemos una máquina del tiempo como Marty. No obstante, no es necesario exigir mucho de la inteligencia para entender que una actitud inoportuna difícilmente resultará en algo bueno. Para el hombre, puede parecer difícil contener la ira en determinadas situaciones, pero no es algo imposible.

Un hombre “explosivo” difícilmente se libra de problemas serios. Su temperamento puede causar (o no logra impedir) una pelea con otros hombres, una discusión más acalorada con su esposa, una actitud violenta contra un hijo, de las cuales se arrepentirá mucho después.

Una mujer, en el momento de la ira, tiene a descargar el sentimiento por medio del llanto. En cambio, el hombre tiende a ser violento. El popular “contar hasta 10” ya salvó a muchos de confusiones innecesarias. No es fácil hacer eso, pero quien lo logró, actualmente puede respirar con alivio.

La Palabra de Dios demuestra que los ataques de ira son actos de insensatez: “No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios” (Eclesiastés 7:9). Pero, atención “tragarse” la ira, incubarla, puede ser peor que explotar. Entonces, ¿cómo recurrir a la inteligencia y resolver ese dilema?

Si usted enfrenta la ira que empieza a salir a la luz como un aviso de que algo malo está por suceder, o ya está sucediendo, puede utilizar esa advertencia a su favor. En el desafío 45 del IntelliMen hay un buen ejemplo: “si alguien le cierra el camino en el tránsito, es normal que sienta enojo inmediatamente. Al final, el otro conductor actuó irresponsablemente y casi provocó un accidente. Pero si usted simplemente reacciona con ira, podrá cometer el mismo error del otro, uno peor o incluso también querer cerrarle el camino. La solución, por lo tanto, es entender el mensaje de aquella ira”.

Y ¿cuál sería el mensaje? El desafío lo explica: “¡Redoble su atención! Hay personas distraídas e irresponsables al volante. Maneje por usted y por los demás”. Sí, el aviso es para dejar la emoción y responder con una acción prudente. Traduciendo: use la ira a su favor, controlándola. Sea como el Altísimo lo desea: “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios” (Santiago 1:19).

Lea también: Llevados por la ira, arrepentidos por las consecuencias

  • consumir cristal
    Solamente es superada, en número de adictos, por el alcohol

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/no-sea-explosivo/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: