Monotonía y aburrimiento: los grandes enemigos de las parejas

Monotonía y aburrimiento: los grandes enemigos de las parejas

Por Departamento Web

Es posible reavivar cada día el interés, pero eso requiere amor y disposición

Fernando y Estefanía se casaron muy ena­morados. Sin embargo, tiempo después decidieron separarse. Cuando se les pregun­tó por qué, ambos dijeron que la monotonía había sido la causa. El aburrimiento fue más fuerte que la atracción que inicialmente se tenían.

De acuerdo con la Real Academia Espa­ñola (RAE), la monotonía es la falta de variedad de cualquier cosa. Puede afec­tar todas las áreas, en especial la amo­rosa, tal y como lo explica la psicóloga Silvia Russek.

«Durante la etapa del enamoramien­to queremos estar con nuestra pareja la mayor parte del tiempo posible y com­partir todo. Una vez que esta concluye y se establece una rutina, tenemos tres opciones: caer cada vez más en la mo­notonía y el aburrimiento, buscar la ma­nera de mantener el interés o intentar salvar la relación».

Para Russek, la relación puede fortale­cerse al compartir tanto intereses como ac­tividades en común. «Si estamos centrados en nosotros mismos, en nuestros deseos y actividades, no tendremos tiempo de inter­cambiar experiencias y sentimientos con la pareja. Por eso, lo más importante es reco­nocer que tienen un problema, aceptarlo y platicarlo, sin buscar culpables, enfocán­dose en la solución y analizando qué está sucediendo y por qué», concluye.

Dios es el enemigo de la destrucción de las parejas. Él no estableció el matrimonio para que al final viniera el sufrimiento y el divorcio. Si tienes algún problema en tu relación o quieres evitarlo, la Terapia del Amor es para ti.

Consulta los horarios haciendo clic aquí.

La monotonía y las peleas casi terminaron con su matrimonio

«Todos los días, a cada rato, mi esposo y yo peleábamos por los problemas eco­nómicos. Él me preguntaba por el dinero que me daba para los gastos y, como no le respondía lo que él quería, me golpeaba.

Nuestra relación era muy monótona, no había convivencia, solo peleas y gol­pes. Así, el amor que sentía se fue enfrian­do, hasta que dejé de quererlo.

Estaba deprimida, no tenía ganas de atender a mis hijos ni de vivir. Muchas ve­ces intenté suicidarme. Si a mi esposo no le importaba lo que me pasara, ¿por qué les importaría a otros?

Creí que todo estaba perdido hasta que llegué a la Universal y escuché las Palabras de Dios. Si bien no entendía mucho, me aferré a Él pidiéndole que tuviera misericordia de mí y me sacara adelante.

Desde el primer día tuve paz y con­fianza de que todo estaría bien. Apren­diendo a usar la fe, los deseos de morir­me y el rencor terminaron.

Al tiempo, mi esposo y yo nos pedi­mos perdón, nos reconciliamos y ahora nos amamos mucho. El Señor Jesús guía mi matrimonio y ni la monotonía ni el desánimo forman ya parte de nuestras vidas.» -Crisanta Vázquez

Lea también: El matrimonio beneficia a la salud

  • consumir cristal
    Los fatales efectos de consumir cristal

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/monotonia-y-aburrimiento-los-grandes-enemigos-de-las-parejas/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: