«Lo dejan para después… y el “después” no llega»

«Lo dejan para después… y el “después” no llega»

Por Departamento Web

No lo dejes para después el tiempo no espera

La esperanza de vida en México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), es de 75 años. Comparado con décadas anteriores, podría decirse que esta se ha duplicado; aunque también dependerá de ciertos factores biológicos y sociales a los que esté expuesta cada persona.

Si bien es cierto que a muchos les causa intriga saber hasta qué edad van a vivir, existe un detalle que no debe pasar desapercibido: no se trata de cuántos años se vivirán, sino de hacerlo con plenitud. En su lecho de muerte, muchos demuestran un profundo arrepentimiento por no haber dejado para después lo que tanto querían.

Lo que querían hacer y no hicieron

Decir «te amo», formar una familia, emprender un proyecto, tener mejores hábitos, invertir más en su bienestar, dejar una buena huella… Por esperar un «mejor momento» para hacerlo, son las cosas que encabezan la lista de lo «que se quiso, pero no se hizo».

La vida le dio una enseñanza

Bronnie Ware, experta en cuidados paliativos y enfermos terminales, en una entrevista para BBC, explicó que, a lo largo de su trayectoria, se ha dedicado a recopilar algunos de los arrepentimientos más comunes que las personas tienen antes de morir, las cuales le proporcionaron una perspectiva diferente de la vida.

«Algo que llama la atención es que todos ellos son por cosas que no hicieron. La gente no parece arrepentirse de algo que hizo, sino de lo que no hizo o no corrigió. […] Espero que esas confesiones nos ayuden a actuar hoy y no dejar las cosas para mañana, para después arrepentirse», afirma Ware.

¡Es hora de actuar, no de postergar!

Estimado lector, quizá estás consciente de los años que han pasado, 20, 30, 40, 50 o más… y también de lo que has logrado o no. Sin embargo, de lo que no tienes conocimiento es de cuánto tiempo te queda por delante. Por eso, empéñate en perseguir, a toda costa, cada sueño que arde en ti. Lo acabas de leer: ¡no existe un momento mejor para hacerlo que ahora!

Puede ser que, de primera instancia, te surjan varios sentimientos que intenten quitarte las ganas. No obstante, respaldarte en Dios, por medio de una fe activa en su Palabra, podría darte la fuerza, paciencia y firmeza que necesitas para vencer lo que se oponga. Cabe decir que si lo que buscas es conforme a la voluntad del Señor Jesús, llevas un paso de ventaja.

Si quieres saber más sobre cómo beneficiarte a través de la fe, sin importar edad, pasado o circunstancias, acude este domingo a las 9:30 de la mañana a la Universal que te quede más cerca, ¡no esperes a que sea demasiado tarde!

Entre las confesiones que la enfermera Bronnie Ware escuchó, fueron:

  • «Ojalá no hubiera trabajado de más»
  • «Me hubiera gustado expresar lo que realmente sentía»
  • «Habría querido tener contacto de nuevo con mis amigos»
  • «Me hubiera gustado ser más feliz»

Lea también: Cuando la vida te da un revés, ¿cómo volver a empezar?

«Después de sufrir 25 años, ¿habría solución para mí?»

«El alcoholismo de mi padre me generó traumas y miedos, recuerdo que estaba enfermo y cuando se convulsionaba, mis hermanos y yo huíamos. La única forma en la que se controlaba era tomando medicamentos y así se hizo farmacode­pendiente.

Años después, cuando conocí a quien ahora es mi esposo, sufrí maltrato en el noviazgo, pero como era lo mismo que yo había vivido, lo veía normal. Aun así, creyendo que con el tiempo todo cambiaría, me casé y las agresiones se intensificaron: él me pegaba estando embarazada y hasta intentó matarme con un cuchillo. ¡No podía pedir ayuda porque me amenazaba!

Con la esperanza de mejorar en varios aspectos, él se fue a Estados Unidos, pero nada cambió y yo me desquitaba con mis hijos pegándoles.

La economía estaba mal: mi mamá nos ayudaba a medio salir adelante, ya que lo poco que teníamos lo usábamos para solventar los gastos médicos de mi hijo que había nacido con enfermedad bronquial.

Necesitábamos un milagro urgente y en la Universal vivimos el poder de Dios. Primero llegó mi esposo al Templo de los Milagros y fue cambiando de carácter. Después de sufrir y llorar durante 25 años, hoy somos felices, tenemos paz, tranquilidad, los vicios y las enfermedades desaparecieron, mis hijos fueron sanados y tenemos un matrimonio ejemplar. ¡Somos felices!» —Teresita

  • expectativas revelan
    Tus expectativas revelan lo que hay en ti

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/lo-dejan-para-despues-y-el-despues-no-llega/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: