Las vírgenes y el Novio

Las vírgenes y el Novio

Por Departamento Web

«por eso te aman las doncellas.» (Cantares 1:3)

Virgen significa pura. La mujer del pasado se guardaba a sí misma, no porque no tuviera deseos sexuales, sino porque quería mantener su pureza para la noche de luna de miel.

No solo era virgen en términos físicos, sino en todo lo relacionado con el sexo. No había contacto físico ni beso en la boca como vemos en las telenovelas. El beso ya era parte de la noche de bodas. Es decir, todo contacto físico era negado para mantenerse virgen, ya que cualquier contacto ya marca el comienzo de una relación física, la cual ella no quería, ya que en caso de que el pretendiente no se casara con ella, cargaría esa reputación, es decir, de haber sido tocada y besada (y pasándole la mano) por alguien más, además de su futuro esposo.

Esta pureza que la virgen guardaba bajo siete llaves es una característica de la Iglesia del Señor Jesús. Ella Lo ama tanto que vive todos los días esperándolo y guardándose, para no contaminarse ni perder la pureza conquistada a través del sacrificio del Señor Jesús.

Todos los días, esta Novia rechaza los placeres de este mundo, solo para permanecer virgen para su Novio. Hay dos tipos de vírgenes, prudentes e insensatas. La insensata es «técnicamente virgen», es decir, virgen, pero no tanto… mientras las prudentes se guardan, lo disfrutan. Mientras las prudentes se santifican, ellas se justifican, realmente quieren disfrutar del mundo. Pero el Novio solo llegará para las prudentes, aunque las insensatas se consideren vírgenes.

Por Cristiane Cardoso

  • Rosa Blanca
    Viernes de Liberación Espiritual con la Rosa Blanca

Ofrenda Online

«En una cama, encerrada y llena de enfermedades»


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/las-virgenes-y-el-novio/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games