¿Las mujeres necesitan disciplina?

¿Las mujeres necesitan disciplina?

Por Departamento Web 2

Contrario a lo que muchas piensan, tener una vida regulada es importante para conquistar nuevas metas y fortalecer la vida espiritual.

Imagínese una mujer sin disciplina: ella se despierta tarde, pierde compromisos porque no se programa para ellos. Siempre está atrasada y frustrada, y siempre imagina cómo sería todo si hubiera actuado de manera diferente frente a las oportunidades que desperdició. Su cuerpo da señales de que ya no puede aguantar los descuidos, pero ella los ignora y siempre deja el autocuidado para después: el ejercicio físico y una dieta equilibrada pueden esperar.

Su vida financiera no es diferente: tiene deudas que no puede pagar, por lo que siempre está en números rojos. En el área espiritual, es inconstante. Hay días en los que ella ora y, en ocasiones, va a la iglesia, un lugar donde medita la Biblia. Porque en medio de la rutina desorganizada que vive, no prioriza lo que realmente importa. Esos son algunos ejemplos de comportamientos de la mujer indisciplinada.

La falta de disciplina desequilibra la vida de la mujer de modo general, al igual que la disciplina trae beneficios a todas las áreas. Una mujer disciplinada está bien en la vida espiritual, porque ella tiene constancia en su comunión con Dios y en las meditaciones a Su Palabra. Y prioriza lo que es indispensable. Su modelo de mujer es la virtuosa, citada en el libro de Proverbios, que se despierta temprano para cumplir con sus compromisos y cuida de su familia. (Proverbios 31:14-15). Ella no es perezosa y siempre está dispuesta a hacer y dar su mejor. «Ella se ciñe de fuerza, y fortalece sus brazos» (Proverbios 31:17).

Vemos que la disciplina solo trae beneficios, pero ella no surge de la noche a la mañana. Ese atributo, de hecho, es una construcción que debe ser practicada y no siempre será agradable de seguir.

Lee: Hijos de Dios

Muchas veces la disciplina viene a través de la corrección de parte de alguien que le muestra algo que tal vez no esté viendo. Pero, en este momento, se necesita humildad para reconocer que es necesario cambiar.

Incluso, para ser discípulo del Señor Jesús, la disciplina es necesaria. Cuando una persona es guiada por otra persona más experimentada, es disciplinado, la Biblia dice «discípulo». Sin embargo, a mucha gente no le gusta ser disciplinada. Jesús es el maestro y nosotros somos discípulos sí, por supuesto, nos dejamos disciplinar por Él. Pero mucha gente está amargada por cuenta de su jefe, de su pastor que las disciplina o incluso de sus padres. Quieren ponerse por encima de los que están disciplinando, pensando esto o aquello, y se sienten víctimas.

En el libro de Hebreos 12:7-8, el apóstol Pablo declara que quien soporta la corrección es como un hijo disciplinado por Dios, pero el indisciplinado es como un hijo bastardo. En la Santa Biblia con Anotaciones de Fe del obispo Edir Macedo, él explica que la palabra «bastardo» se refería a alguien criado de manera indisciplinada, ya que el padre no lo reconoció plenamente como hijo. «Por eso, el Espíritu Santo enfatiza que el peor castigo para una persona es no poseer la corrección Divina en su vida. Y, en consecuencia, estar entregado a sí mismo. Esto realmente prueba que ella no es hija de Dios, ya que Él nunca descuida ni omite el cumplimiento de Su Papel de Padre», dijo el Obispo.

Entonces, si no tienes disciplina y te resulta difícil ser disciplinado, pídele ayuda a Dios. Porque Él, como un Padre celoso, te mostrará el camino. Empiece de a poco, pero sea constante: cree hábitos disciplinados y disfrute de los beneficios de una vida equilibrada.

Te recomendamos: ¿Cuál es la diferencia entre TRABAJO y OBRAS?

  • sello
    El sello de la diferencia

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/las-mujeres-necesitan-disciplina/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: