La última oportunidad

La última oportunidad

Por Departamento Web 2

Durante la transmisión del Santo Culto de Domingo de Ramos, del pasado 28 de marzo, el obispo Franklin Sanches explicó que, en esta vida, la humanidad tiene muchas oportunidades en varios aspectos de su vida. Pero solo una situación es única. Y si no es bien aprovechada, no habrá otra.

«Cuando se acercó, al ver la ciudad, lloró sobre ella, diciendo: ¡Si tú también hubieras sabido en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está oculto a tus ojos. Porque sobre ti vendrán días, cuando tus enemigos echarán terraplén delante de ti, te sitiarán y te acosarán por todas partes. Y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no conociste el tiempo de tu visitación.» (Lucas 19:41-44)

«Cuando se celebra la entrada de Jesús, el pueblo no sabía que era su última oportunidad. Lloró porque sabía que iban a sufrir terriblemente. Jesús estaba entrando a Jerusalén, era la oportunidad para que ellos se rindieran y reverenciaran al Señor como Salvador, pero la despreciaron. Con el tiempo, todo parecía igual, hasta que Roma destruyó toda Jerusalén».

Actualmente, esta situación se repite. Una persona que perdió su matrimonio o su empresa, por ejemplo, los puede recuperar. Mientras uno está con vida tiene oportunidades, pero cuando muere, ya no hay más. La verdadera oportunidad que se pierde es la de la salvación.

«Dios siempre les da a las personas oportunidades. Mientras están con vida, Él se las da para que Lo conozcan, para que la persona sea salva; porque, al final, no quiere perder a nadie. El sacrificio que hizo Jesús en la cruz no fue por algunos, lo que sufrió fue por toda la humanidad. Pero esta oportunidad se pierde cuando uno muere», explicó el obispo Franklin.

Por eso el Señor llama la atención de las personas para que se den cuentan de que están separadas de Dios. Ya que, por estar separadas, sufren, no porque Él las castigue. Esto sucede, según el obispo, porque el hombre cosecha lo que siembra.

«Vendrán otras ocasiones: económicas, sentimentales, laborales. Pero el problema es que cuando se trata de la salvación del alma, nadie sabe el día ni la hora en que Él vendrá o en la que nosotros nos iremos», agregó.

Tomando como ejemplo la parábola de las Diez vírgenes (lea Mateo 25:10-3), el obispo resaltó porqué no debemos descuidar nuestra comunión con Dios:

«La salvación es una oportunidad única. Mueren personas de todas las edades, y eso es para que pensemos: y si fuera usted, ¿a dónde iría su alma?

Hoy Jesús puede entrar a su vida, pero usted es quien decide. No importa quién es, no importa su pecado, su pasado, Él no le condena. Por eso murió en la cruz, para darle a usted esa oportunidad de ser limpio de su pecado, para que reciba la vida eterna. Pero Él no puede imponérselo. No deje que la puerta se cierre, aproveche», finalizó.

  • Israel
    Israel, una señal de que estamos en los últimos días

Ofrenda Online

01 de Agosto: Ayuno de Daniel


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-ultima-oportunidad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: