La decisión que solo depende de ti

La decisión que solo depende de ti

Por Social Media

Para cambiar, no es necesario tener tiempo o condiciones. Entonces, ¿cómo volverte una mujer diferente?

La actitud de decirles a los demás que deseas cambiar no hace que el cambio suceda realmente. Ya sea en el trabajo, en el matrimonio, con los hijos o incluso con respecto a la vida espiritual, el cambio depende de una decisión racional y única de la propia persona —y no de sentimientos, pensamientos y circunstancias.

Hay mujeres que justifican que no logran cambiar porque no tienen condiciones para eso; otras dicen que necesitan mucho tiempo para lograr el cambio. No obstante, nada de eso proporciona, en realidad, una verdadera conversión, si la mujer no se ha decidido.

Nada cambia si no hay un deseo sincero, seguido de decisiones. Nadie necesita tiempo para cambiar. El Señor Jesús dijo: «Antes bien, sea vuestro hablar: “Sí, sí” o “No, no”; y lo que es más de esto, procede del mal.» (Mateo 5:37). En otras palabras, cuando decides cambiar, cambias.

Muchas mujeres no logran cumplir lo que dicen. El problema es que muchas afirman que decidieron cambiar, pero solo se la pasan diciéndose a sí mismas y a los demás que están cambiando. Esa conversación de que están cambiando solo es una excusa.

O cambias o no cambias. Una vez que decides cambiar de verdad, inmediatamente cambias por dentro: tus ideas, tus deseos, tu voluntad, tus compromisos y todo lo que se relaciona a la decisión que se tomó.

Por lo tanto, no sirve querer que las personas o las situaciones cambien, ya que quien debe tener una postura diferente eres tú, y no tu marido, tus hijos, tu trabajo o tu pastor. Nadie va a hacer que las situaciones cambien, sino tú misma, con un posicionamiento distinto del que estás teniendo.

¿Es imposible no escuchar aquel tipo de música que perturba tu espíritu? ¿Es imposible no mentir? ¿Es imposible evitar a aquellas amigas que te llevan al camino equivocado? ¿Es imposible someterte a tu esposo? ¿Es imposible dejar el orgullo a un lado y reconocer tus errores? Es claro que no. Si crees que lo es, entonces, realmente no quieres cambiar. Tal vez estés a la espera de que el cambio suceda como arte de magia y sin que tengas que evitar las cosas que te gustan hacer.

Ayuda Divina

Realmente, el cambio es una tarea diaria y que exige sacrificios. Si no estás logrando vencer tu orgullo, tus pensamientos o hábitos, pídele ayuda al Espíritu de Dios, ya que cuando Él entra en la vida y en la mente de una persona, la transformación ocurre.

No obstante, si no estás decidida a cambiar, tus palabras solo serán como el polvo llevado por el viento y, tarde o temprano, vas a desistir una vez más.

  • 50
    Madure

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-decision-que-solo-depende-de-ti/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: