La belleza que más te debe importar

La belleza que más te debe importar

Por Social Media

Las mujeres buscan estar bellas delante del espejo, pero la verdadera belleza proviene de lo alto

Para el mundo de la moda, el cuidado con el cuerpo y con la estética es de extrema importancia. Eso es lo que también divulgan los mensajes en revistas, novelas, películas, entre otros, para el público en general, inclusive para las mujeres. A causa de esa influencia, ellas se enfocan en su apariencia y hasta recurren a cirugías para alcanzar la belleza que les es impuesta.

Hay mujeres que tienen el único objetivo de escuchar de alguien la frase: «eres muy linda». Por eso, incluso terminan actuando sin sabiduría y exponiéndose de más a los otros. Es claro que no está mal cuidar tu cuerpo, usar ropa que te da valor o usar maquillaje, pero ¿acaso esa es la belleza que realmente importa?

Muchas cristianas se están dejando influenciar por esa idea, olvidando que la belleza principal tiene que ser la imagen del Señor Jesús revelada en sí mismas. La preocupación que ellas deben tener no es la de escuchar a alguien diciéndoles cuán lindas están, sino que ven a Jesús en su interior. A final de cuentas, la belleza divina supera cualquier encanto físico.

La imagen del Señor Jesús en nosotras es mejor que nuestra propia imagen, aunque estemos extremadamente bien arregladas.

Esto significa que cuando una mujer tiene la presencia de Dios, Su imagen resplandece en su mirada y se refleja en su comportamiento.

De esa forma, cualquier detalle de más que ella haga en su apariencia solo será para realzarla.

¿Recuerdas cuán feliz estuviste cuando, sin siquiera tener que decir nada o estar arreglada, alguien te dijo que tenías un brillo diferente en los ojos, una alegría contagiosa y una paz transmitida por las actitudes y sabías que lo que veían era porque Dios estaba en tu interior? Entonces, responde: ¿qué maquillaje o tratamiento estético puede superar eso? Siendo así, procura diariamente priorizar las virtudes de Dios en ti, ya que, con la presencia y sabiduría provenientes de Él, tu belleza será mayor que cualquiera que se conquista por medio de cosméticos, cirugías u otros recursos.

La Biblia tiene ejemplos de mujeres que eran bellas porque priorizaban la parte espiritual. Sara, la esposa de Abraham, por ejemplo, era una mujer que valoraba ese aspecto y que siempre estaba al lado de su marido en la caminata de la fe. Ella es un gran ejemplo de cómo la intimidad con Dios le hace ser una persona con una belleza valiosa y única. Incluso en la vejez, cuando la apariencia fue modificada por el avance de la edad, ella aún continuó siendo vista como una persona bella por su espiritualidad y comunión con el Altísimo. Por eso, siempre era admirada por Abraham y por quien la conocía.

Tener la imagen de Dios en el interior, procurando obtener de Él la sabiduría y otras virtudes, es importante hasta para influenciar a otras personas, como dijo la columnista Cristiane Cardoso: «cuando estamos siempre en oración, procurando hacer la voluntad de Dios, tenemos más sabiduría sobre cómo actuar en determinadas situaciones: qué ser y también qué hacer. Ahora, si usted se preocupa solo por la belleza física, por la carrera y por los elogios, usted no tiene esa sabiduría y belleza exclusiva y no influencia a las personas que están a su alrededor de manera positiva», finalizó.

  • rosa de Sarón
    La rosa de Sarón no era una rosa común

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/la-belleza-que-mas-te-debe-importar/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: