Jesús calma la tempestad

Jesús calma la tempestad

Por Social Media

Las lecciones que el Mesías dejó por medio de este pasaje bíblico

En el pasaje bíblico de Marcos 4:35-41, el Mesías y sus apóstoles están en altamar hacia la región de Gerasa, en Jordania. Durante el viaje, Él duerme tranquilamente, mientras que sus discípulos se asustaron por la cercanía de una fuerte tempestad:

«Y Él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?» (Marcos 4:38-40).

¿Qué es lo que el Señor Jesús quería decir con aquella situación?

Las aflicciones forman parte de la vida

Los discípulos amaban al Señor Jesús y, en aquella ocasión, habían pasado todo el día haciendo Su obra. Sin embargo, fueron sorprendidos por aquella tempestad. Por medio de este pasaje, Jesús nos enseña que las aflicciones forman parte de la jornada de todo cristiano. Las luchas y adversidades ayudan a moldear nuestro carácter, volviéndonos así más humildes y dependientes de Dios.

Es necesario tener confianza

Otra enseñanza del Señor Jesús en esa situación se relaciona con la confianza y la manifestación de la autoridad del siervo de Dios.

Mientras Jesús dormía en el barco, los discípulos se desesperaron, con miedo de morir. Aunque se sorprendieron por la calma del Maestro, pensando que a Él no le había importado la situación. Lo que Jesús manifestaba, en realidad, era solo la certeza de que todo estaría bien.

Jesús dirige el barco

La tercera lección que aprendemos es que, al reprender a los discípulos, Jesús mostró que debemos confiar en Él, aún cuando los problemas de la vida se intensifiquen. El Maestro dejó claro que cuando Él está en nuestro barco —que es nuestra vida— todo queda bajo Su control.

La bonanza

La cuarta enseñanza se refiere al tiempo de calma, que siempre viene después de la tempestad. Eso simboliza que debemos tener serenidad para depender del amor de Jesús y de su Palabra para que los problemas se resuelvan. Podemos pasar momentos difíciles, pero cuando confiamos en nuestro Señor, toda situación difícil, tarde o temprano, se acaba.

En los días actuales

En su blog, el obispo Edir Macedo comparó esta historia con los días actuales. Así como los discípulos se desesperaron, existen cristianos que actúan de la misma forma: «muchas personas están dentro de la Iglesia y hasta ya presenciaron y recibieron milagros, sin embargo, en el momento que surgen los problemas, muestran que solo hubo una mejora en sus vidas, pero ellas no tienen nada que ver con alguien que es realmente nacido de Dios, formado por el propio Espíritu del Señor Jesús. Por eso, en el momento de la tempestad, se explican la timidez y la debilidad con que enfrentan las adversidades», afirmó.

Es necesario entender que está en tus manos la elección de hacer de las tempestades de tu vida el recomienzo. En las tempestades de la vida, ¿serás lanzado del barco y ahogado por las fuertes olas o lucharás para ver el sol al alcanzar la otra orilla? Tu llegada a un buen puerto o tu naufragio dependerán de la decisión que tomes, ya sea creyendo en la Santa Palabra de Dios o, por el contrario, en las circunstancias de la vida.

  • productos de higiene
    Productos de higiene: ¿cada cuánto deben cambiarse?

Ofrenda Online


comentarios

[fbcomments url="https://universal.org.mx/jesus-calma-la-tempestad/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games
A %d blogueros les gusta esto: